EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Lactancia materna y ser padre

El contacto piel con piel del padre es muy beneficioso para su hijo, sobre todo si se trata de un niño que ha nacido prematuro

Padre, madre y bebé

El apoyo del futuro padre es importante, ya desde antes del parto. Es muy aconsejable que acompañe a la madre embarazada en las visitas de preparación al parto y así la información del padre, sobre como recibir al nuevo miembro de la familia, será mejor. El papel principal del padre es acompañar y ayudar a la madre en estos momentos.

Aunque la crianza ha sido casi exclusiva competencia de las madres, es aconsejable compartir todas las tareas entre hombre y mujer, y que el padre sea un soporte es fundamental en la lactancia. Si contamos con una madre, un bebé y un padre-soporte tenemos lo que se conoce como triángulo de la lactancia, que hará que las probabilidades de éxito de la lactancia aumenten considerablemente.

¿Puede ocuparse el padre del bebé? ¿Puede hacer de canguro?

Sí. Al principio el padre puede sentirse desplazado, por no poder dar de comer y ver que su hijo solo quiere estar con su madre, pero el padre no ha de sentirse excluido con respecto al cuidado del bebé. El futuro papá tiene que conocer que esto ocurrirá para no decepcionarse y conocer cuáles son sus funciones como padre desde los primeros días. Amamantar es la función de la madre, por naturaleza, pero acunar, consolar, dar calor, abrazar, hablar, bañar, pasear, jugar, cambiar el pañal… puede hacerlo el padre.

El padre puede hacer piel con piel con su hijo y esto es especialmente beneficioso si se trata de un niño que ha nacido prematuro. También puede hacerlo si la madre no está en condiciones de salud para ello, como es el caso de cesáreas con anestesia general o complicaciones graves del postparto. No es necesario tener depilado el pecho.

¿Cómo puedo ayudar a la nueva mamá?

Tras un parto y más aún si ha sido por cesárea, la madre está agotada y es imprescindible su apoyo incondicional en los primeros días. Se trata de un periodo en el que el cansancio y las hormonas hacen que la madre necesite más cariño y atención. La madre recibe innumerables mensajes de los familiares y las visitas para conocer al nuevo bebé, en un momento en el que necesita descansar y establecer el vínculo con su hijo.  En esta etapa, ayudarla para preservar el descanso y la intimidad es indispensable. El padre notará los primeros días, que toda la atención de la madre es para su bebé y menor para él, pero debe conocer que es algo normal y no por ello preocuparse.

¿Cómo afrontar la vuelta a casa?

El padre tiene que darse cuenta de que la mamá estará con frecuencia ocupada amamantando al bebé, día y noche, y que además necesita descanso. El papel de liberar a la madre de las tareas domésticas, como limpiar la casa, lavar la ropa, etc. y hacerse cargo también de otros hijos, si los hay, es ahora función del padre. Las primeras semanas ella ya tendrá suficiente trabajo con amamantar al bebé con frecuencia y mantener cubiertas sus propias necesidades básicas de higiene y descanso, y los otros hijos necesitan de la atención y del tiempo del padre.

El ser padre soporte y formar un triángulo de la lactancia es algo que los padres no deberían dejar pasar. Es trabajar en equipo y es una experiencia muy enriquecedora y placentera, tanto a nivel individual, como a nivel familiar. Cuando el bebé vaya creciendo, sentirá más apego hacia él. A través del juego y del contacto diario se desarrolla la relación padre-hijo.

Artículo publicado el  
2-8-2015, revisado por última vez el 24-7-2015
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niño con dolor de cabeza
    ¿Por qué le duele la cabeza?
  • esofagitis
    Esofagitis eosinofílica: una enfermedad joven
  • Células de la sangre
    El pronóstico de la leucemia ha mejorado mucho en las ultimas décadas
  • Zóster en el brazo
    El herpes zóster o "culebrilla" puede aparecer en niños