EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

La unidad neonatal

Los recién nacidos prematuros y aquellos con algún problema son ingresados en secciones especializadas de los hospitales llamadas unidades neonatales

Unidad de Neonatología

¿Qué es una unidad neonatal y qué tipos existen?

Es la sección del hospital que se encarga de la asistencia y cuidado del neonato o recién nacido. Incluye la asistencia en el momento del parto, la atención de los recién nacidos que están con sus madres en la maternidad y la de aquellos neonatos enfermos que necesitan cuidados médicos.

Las unidades neonatales pueden ser más o menos complejas. Todas comparten la asistencia en la sala de partos y la presencia de áreas de cuidados básicos e intermedios para aquellos neonatos que requieren vigilancia y atención médica, pero que no se encuentran graves. Las unidades más complejas son las que realizan el cuidado intensivo de los neonatos con problemas más serios, son las unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN).

Las unidades que no tienen cuidados médicos intensivos están preparadas para la atención inicial de pacientes graves y para trasladarlos en condiciones adecuadas a los centros de mayor complejidad.

¿Quiénes están encargados de cuidar a los neonatos?

En el cuidado de los recién nacidos intervienen diferentes profesionales como médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, etc. Los pediatras especializados en los neonatos se llaman neonatólogos. En ocasiones es necesaria la ayuda de otros especialistas médicos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades complicadas o que necesitan cirugía. Todos ellos trabajan en conjunto para cuidar de la mejor forma posible a los recién nacidos ingresados en las unidades neonatales.

Además de los profesionales sanitarios, es fundamental el papel de los padres como principales cuidadores de sus hijos. Hoy en día, se intenta minimizar en lo posible la separación padres-hijos que se produce con el ingreso hospitalario del recién nacido y así implicar al máximo a la familia en su cuidado. Las unidades neonatales “de puertas abiertas” permiten la entrada de los papás a la unidad las 24 horas del día, sin restricciones. Intentar que la familia permanezca el mayor tiempo posible con el niño hospitalizado y que los padres se conviertan en miembros del equipo que cuida a su hijo, forma parte de lo que se denomina “cuidados centrados en el desarrollo y en la familia”. 

¿Cuál es el papel de los padres en las unidades neonatales?

Los padres son las personas más importantes para su hijo y todavía más cuando este necesita estar ingresado en una unidad neonatal. Por ello es fundamental su presencia, junto a él, entregándole su cariño y colaborando y participando en sus cuidados.

El primer contacto de los padres con su hijo enfermo o prematuro suele ser a través de las caricias. Tocarlo suavemente le proporciona tranquilidad y le hace dormir mejor. Siempre que sea posible, los papás han de coger a su hijo y acunarlo o ponerlo en posición canguro sobre su pecho, estableciendo contacto piel con piel. El método canguro es especialmente beneficioso para los niños prematuros. El contacto físico con su bebé favorece el vínculo, es decir, el establecimiento de los lazos afectivos y facilita la lactancia materna.

Cuando los papás participan de los cuidados de su hijo aprenden a conocerlo mejor y luego, cuando se van con él a casa, todo es más fácil. Si el bebé ha nacido prematuro (antes de tiempo), la participación de los padres en sus cuidados le ayuda a madurar en un ambiente más adecuado y a que se desarrolle mejor. Los papás pueden hacer muchas cosas como asearlo, alimentarlo, tenerlo confortable y llevarle objetos personales para hacer más acogedor su espacio; pero sobre todo, darle el cariño y el calor que su hijo necesita. El personal de enfermería va guiando y enseñando a los papás sobre los cuidados adecuados a su hijo.

En definitiva, cuando los padres pasan más tiempo con sus hijos, se familiarizan con el proceso que motivó el ingreso, participan en las decisiones médicas y en los cuidados, comprenden mejor todo aquello que rodea a su bebé durante su ingreso y se establece un mejor vínculo padres-hijo y la mejor preparación para cuando, por fin, llega el alta.

Artículo publicado el  
1-6-2014, revisado por última vez el 23-12-2013
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Enfermedad de chagas
    La enfermedad de Chagas
  • Niña junto a un jarabe
    Las alergias a medicamentos
  • Niña protegida mientras patina
    Cuidando la salud de los niños de 6 a 11 años
  • Niña haciéndose un control de glucemia
    ¿Qué es la diabetes tipo 1?