EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Día Internacional del Síndrome de Asperger

Niños jugando con balones

Hoy 18 de febrero es el Día Internacional del síndrome de Asperger.

El síndrome de Asperger es un trastorno muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1000 nacidos vivos) que es más frecuente en niños que en niñas.  La persona con síndrome de Asperger tiene un aspecto e inteligencia normal, lo que dificulta su diagnóstico e impide que se dé el apoyo necesario a los niños y a sus familias.

Aunque el síndrome de Asperger se manifiesta de diferente forma en cada individuo, todos tienen en común las dificultades para la interacción social, especialmente con personas de su misma edad. Los niños y adultos con el síndrome de Asperger podrían tener problemas para comprender los sentimientos de otras personas o para expresar sus propios sentimientos, dificultades para entender el lenguaje corporal, intereses muy específicos incluso a veces obsesivos, dificultad para hacer amigos, desarrollar rituales que se niegan a cambiar, comportarse de forma torpe y descuidada y realizar movimientos repetitivos o extraños.

El libro titulado Descubrir El Asperger, de Ramón Cererols, describe algunos síntomas así:

(…) Imagina por un momento que existiese un trastorno mental de nacimiento, incurable, producido por una alteración en la estructura y funcionamiento del cerebro, que afectase totalmente a la manera como la persona capta el mundo, que le dificultase la formación de imágenes mentales de los demás y de él mismo, obstaculizándole así sus relaciones con las demás personas, que le obligase a un esfuerzo continuo para llegar a entender racionalmente lo que a los otros les viene dado por la naturaleza, que por ejemplo no pudiese recordar las caras, que no utilizase el lenguaje para pensar, que necesitase la rutina y temiese cualquier cambio imprevisto, ni que fuese de cosas positivas. Imagina que la persona que lo sufre no es consciente del trastorno, y que piensa que es un problema personal de carácter, y que como consecuencia de ello pasa por la vida autoculpándose de las cosas que no es capaz de hacer, o todavía peor, de las que ha hecho mal. Imagina que día tras día intenta esconder a todos este interior suyo que le avergüenza, mostrando una fachada que pueda parecerse a la manera como son los demás, una fachada que es al mismo tiempo una barrera que le hace vivir en una actuación constante, dentro de un personaje que no es él. Imagina que esta situación no hace sino aumentar su problema generándole ansiedad y depresión.

En la página de la Federación Asperger España incluyen estragegias de intervención en la familia y la escuela, para facilitar el desarrollo y el aprendizaje. Entre las que describen se encuentran recomendaciones como: el empleo de apoyos visuales en la enseñanza, asegurar un ambiente estable y predecible, enseñar de manera explícita habilidades y descomponer las tareas en pasos más pequeños.

Con el apoyo y los servicios adecuados, las personas con el síndrome de Asperger pueden mejorar la forma en que enfrentan y superan desafíos y pueden aprender a desarrollar sus capacidades.

Más información:

No te vayas sin leerlo

  • Niña con cáncer
    Los linfomas
  • Niña con exantema en la espalda
    El exantema súbito o "sexta enfermedad"
  • Píldoras y preservativo en un bolillo de un pantalón
    ¿Qué métodos anticonceptivos existen?
  • Sección de un ojo
    ¿Cómo funciona el ojo?