EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Chupetes y sonajeros

Los chupetes deben ser suficientemente sólidos para que no se separen en pequeñas partes, con las que el niño pueda atragantarse o asfixiarse

Bebé con chupete

El uso de chupetes conlleva tanto beneficios como riesgos. Los chupetes disminuyen la estancia de los niños prematuros en los hospitales, así como el riesgo de muerte súbita infantil. Los riesgos asociados al uso del chupete, especialmente en el caso de un uso prolongado, son los efectos negativos que se producen sobre la lactancia y la salud dental. En lo referente al riesgo de lesiones, los chupetes pueden provocar asfixia.

Los datos obtenidos de la European Injury Database (IDB) revelan que, cada año, en los 28 estados miembros de la Unión Europea se producen aproximadamente una 44 lesiones de niños de entre 0 y 4 años de edad, relacionadas con los chupetes y 850 con los sonajeros, que tienen la gravedad suficiente como para acudir a urgencias.

¿Cómo se pueden producir las lesiones?

Los chupetes y los sonajeros entrañan un riesgo de asfixia para el niño.

Existen informes que confirman el fallecimiento de varios niños por estrangulación con la cadena, el cordón o la cinta de sus chupetes. En estos casos, las cadenas quedaron enganchadas en los barrotes de las cunas, en los juegos y juguetes e incluso en los pomos de las puertas.

Los sonajeros, mini maracas, juguetes que se aprietan y chupetes que causaron incidentes tenían la característica común de poseer asas o de terminar en partes lo suficientemente pequeñas como para caber en la boca del niño y alojarse en la garganta, obstruyendo las vías respiratorias.

¿Qué hay que tener en cuenta al comprarlos o antes de utilizarlos?

  • Asegurarse de que el chupete se ajusta a la norma europea EN 1400:2002 Chupetes para bebés y niños pequeños y de que los broches para chupetes cumplen la norma EN 12586:2011 – Broches para chupetes – Requisitos de seguridad y métodos de ensayo.
  • Los chupetes deberán ser lo suficientemente sólidos como para que no se separen en pequeñas partes con las que el niño pueda atragantarse o asfixiarse.
  • Los protectores de los chupetes deben tener agujeros de ventilación.
  • No comprar un chupete con una cadena o cinta, ya que presentan riesgo de estrangulación.
  • Comprobar que los sonajeros están fabricados según la norma europea EN 71-1:2011 sobre seguridad de los juguetes.
  • No comprar sonajeros, juguetes que se aprietan, mordedores y otros juguetes que terminen en forma de pelota pequeña o con piezas pequeñas que puedan desprenderse. Escoja aquellos con asas con un tamaño superior al de la boca del niño.
  • Comprobar que el ruido que emite el sonajero no es demasiado alto, ya que podría dañar el oído del niño.
  • Comprobar regularmente que el sonajero está en un estado óptimo (que no se desprendan piezas que el niño pueda tragarse).

¿Cómo utilizar un chupete de forma segura?

  • Nunca colgar al niño un chupete alrededor del cuello. Utilizar chupetes con cuerda corta y con una pinza enganchada a la ropa del niño. No obstante, tener en cuenta que las pinzas pueden soltarse de la ropa y provocarle asfixia.
  • Los chupetes puden deteriorarse con el tiempo, por estar expuestos a la luz del sol o en contacto con la comida. Hay que comprobar su estado con asiduidad y sustituirlos si se aprecia un cambio en su textura, una fisura, un agujero o cualquier otro signo de deterioro.
  • Si el niño tiene una herida en el labio, no es recomendable utilizar el chupete.
  • Si el niño muerde el chupete, sustituirlo por un anillo mordedor.
  • Comprobar que el sonajero es lo suficientemente grande como para que no quepa en la boca del niño, con el fin de prevenir que se le atasque en la garganta.
  • Comprobar que los chupetes, juguetes que se aprietan y mordedores no terminan en partes pequeñas que los niños puedan inhalar o tragarse.
  • Retirar de la cuna todos los sonajeros, juguetes que se aprietan, mordedores y demás objetos pequeños mientras el niño duerme.
Artículo publicado el  
5-9-2016, revisado por última vez el 1-9-2016
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Enfermedad de chagas
    La enfermedad de Chagas
  • Niña junto a un jarabe
    Las alergias a medicamentos
  • Niña protegida mientras patina
    Cuidando la salud de los niños de 6 a 11 años
  • Niña haciéndose un control de glucemia
    ¿Qué es la diabetes tipo 1?