EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Cordones de persianas y cortinas

Cuando el niño tira de la cuerda interior se puede formar una vuelta en el cordón donde el niño queda atrapado y se puede estrangular

Niño tirando del cordón de una persiana

Según el registro de lesiones de la Unión Europea (European Injury Database) cada año 100 niños menores de 14 años de edad sufren lesiones relacionadas con cordones de persianas y cortinas con la gravedad suficiente como para acudir a urgencias.

La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de Estados Unidos los considera uno de los cinco elementos domésticos más peligrosos. Aproximadamente cada mes muere un niño de entre 7 meses y 10 años de edad en Estados Unidos por estrangulamiento con los cordones de persianas y cortinas, lo que ha llevado a retirar más de 5 millones de persianas o cortinas, por razones de seguridad.

Recientemente se han reforzado y ampliado los requisitos sobre prestaciones, incluida la seguridad, de la norma europea EN 13120:2009 Persianas interiores.

¿Cómo se producen las lesiones?

Los cordones de las persianas y de las cortinas propician un alto riesgo de estrangulamiento.

Cuando el niño tira de la cuerda interior se puede formar una vuelta en el cordón donde el niño queda atrapado.

Algunos fallecimientos se han producido porque la cuna o el corralito estaba cerca de una ventana y la cuerda era accesible para el niño.

Otras veces el niño se sube a algún sitio hasta llegar a alcanzar el cordón, que se puede enroscar al cuello y provocarle el estrangulamiento, si se cae quedando colgado.

¿Qué se debe tener en cuenta al comprarlos o antes de utilizarlos?

Considerar si es realmente necesario poner cortinas o persianas. En caso de que lo sea, cómprarlas sin cordones.

No comprar cordones con bucle.

¿Cómo utilizar persianas o cortinas de forma segura?

  • Hay que deshacerse de las persianas y cortinas de casa que funcionen con cordones e instalar otras que no los tengan, especialmente en los dormitorios de los niños.
  • Mantener todos los cordones fuera del alcance de los niños.
  • No colocar la cuna, el corralito, la cama o la trona del niño cerca de una ventana, pues el niño puede trepar para alcanzar los cordones o abrir la ventana.
  • No se recomienda cortar los cordones, ni siquiera como solución a corto plazo. Cortar el cordón por el sitio incorrecto puede hacer que una de las cuerdas sea más larga, lo que aumenta el riesgo de estrangulamiento. Además, puede provocar que se forme un bucle peligroso en una de las cuerdas.
  • Se recomienda que cualquier solución adoptada al respecto tenga carácter definitivo y que dicha solución consista en retirar completamente los cordones del alcance de los niños.
Artículo publicado el  
26-7-2016, revisado por última vez el 21-7-2016
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niño quejándose de dolor de cabeza
    ¿Los niños pueden tener cefalea tensional?
  • Lesiones de psoriasis
    La psoriasis
  • Botella de leche y rollo de papel higiénico
    Intolerancia a la lactosa
  • Niños bebiendo leche
    El raquitismo y la vitamina D