EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Intoxicaciones por productos de limpieza

Las intoxicaciones caseras están al acecho. Las medidas preventivas pueden evitarlas pero, si se producen, hay que saber qué hacer y qué no

Niños jugando con una botella de lejía

Los productos de limpieza ocupan el segundo lugar en frecuencia, después de los medicamentos, de las causas de las intoxicaciones infantiles. Suelen producirse en niños menores de 3 o 4 años cuando están en su casa, especialmente en la cocina, donde por lo general se guardan estas sustancias.

¿Qué productos están implicados habitualmente?

Sobre todo las lejías, pastillas para el lavavajillas, limpiasuelos y detergentes para el lavado de la ropa. También puede haber intoxicaciones por pesticidas, insecticidas o productos para el mantenimiento de la casa o el jardín.

Dejar estos productos en sitios accesibles, como armarios a nivel del suelo, por ejemplo debajo del fregadero, o sacarlos de su envase original para guardarlos en una botella de agua o de un refresco, facilita este tipo de intoxicación.

¿Qué lesiones producen?

Por lo general, muchos productos de limpieza caseros son poco tóxicos y, además, debido a su mal sabor, los niños se suelen tragar cantidades mínimas que no causan problemas importantes.

Algunas veces, sobre todo si son cáusticos, queman y pueden producir lesiones en la boca, la garganta o la piel. Los síntomas más frecuentes serían aumento del babeo, vómitos o dolor de garganta con dificultad para tragar. En los casos más graves pueden causar lesiones más importantes y provocar problemas para respirar o dolor en el pecho o la barriga.

¿Cómo se producen estas intoxicaciones?

Los niños pequeños están continuamente explorando el entorno que les rodea. Esto hace que jueguen con todo lo que está a su alcance, abriendo frascos o sobre todo aprovechando que el envase está abierto para ingerir su contenido, mientras se limpia la cocina o el baño.

¿Cómo se pueden evitar este tipo de intoxicaciones?

La mayoría de las intoxicaciones por productos del hogar podrían evitarse fácilmente llevando a cabo algunas medidas preventivas:

  • Guardar los productos de limpieza inmediatamente después de utilizarlos para evitar que el niño pueda cogerlos en un momento de distracción.
  • Guardar estos productos en lugares de difícil acceso para los niños, como en los armarios de mayor altura, bajo llave o con un cierre de seguridad para armarios.
  • No dejar los productos de limpieza a la vista de los niños, especialmente si tienen colores llamativos.
  • No guardarlos en envases diferentes del original y, sobre todo, en botellas de agua o refrescos. Esto puede confundir a los niños.
  • Tener el menor número de productos de limpieza necesarios y deshacerse de los sobrantes, especialmente si son más tóxicos y de uso poco frecuente, como los plaguicidas.
  • Comprar productos del hogar con tapón de seguridad.
  • Educar al niño sobre las normas de conducta, haciéndoles ver que esos productos no son para su uso.
  • Facilitar esta información a otras personas con las que el niño pase parte de su tiempo para que puedan aplicar estas medidas también en su domicilio, como por ejemplo en la casa de los abuelos o de un cuidador.

¿Qué debe hacer si un niño ha podido intoxicarse con un producto de limpieza?

  • Conservar la tranquilidad.
  • No provocar el vómito.
  • Inicialmente, no es recomendable beber agua o leche hasta que la situación sea valorada por un profesional, ya que su utilidad depende de los componentes del tóxico.
  • Quitar la ropa que esté manchada con el producto tóxico.
  • En caso de contacto con los ojos o con la piel, lavar con abundante agua.
  • Conservar el producto responsable de la supuesta intoxicación para poder identificarlo posteriormente.
  • En caso de duda, consultar por teléfono con el Instituto Nacional de Toxicología (915620420), el Servicio de Emergencias (112) o un centro sanitario, quienes le indicarán la actuación inicial a seguir.

¿Cuándo debo acudir a un centro sanitario?

  • Si tiene la sospecha de que el niño ha podido intoxicarse con algún producto del hogar y el niño tiene mal aspecto o presenta algún síntoma.
  • Si, tras ser valorada la situación por un profesional, este le ha indicado que vaya a un centro sanitario.
  • Siempre que tenga una duda y no la haya podido resolver telefónicamente.
Artículo publicado el  
13-4-2014, revisado por última vez el 20-4-2014
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Lactante con dolor abdominal
    Invaginación intestinal
  • Dentatura de una niña
    ¿Por qué tenemos dientes?
  • Parche
    Ojo vago
  • Cepillado de dientes
    Manchas en los dientes