EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Prevención de ahogamientos en el agua

El mar, las piscinas y los ríos son muy frecuentados en verano por niños y adolescentes. Sin unas precauciones básicas pueden suponer un peligro

Piscina

Con la llegada del verano, desgraciadamente aumenta el número de ahogamientos. Suponen la segunda causa de muerte entre el año y los 19 años y son debidos fundamentalmente a la falta de precaución de los padres, de los propios jóvenes y de las autoridades.

En los menores de 5 años, el lugar más frecuente es la piscina privada o comunidades privadas para las cuales no existe legislación vigente sobre el adecuado vallado de seguridad, que se ha demostrado  puede disminuir las muertes por ahogamiento hasta en un 95%, como sucede en algunos países de la Unión Europea. No obstante ningún sistema puede reemplazar  la vigilancia de los padres o cuidadores del niño o la niña.

Una circunstancia que se da con relativa frecuencia es cuando se llega  a los lugares de veraneo, y mientras los padres trasladan el equipaje del coche a la vivienda, el niño o la niña se dedican a explorar los alrededores donde puede haber una piscina no protegida y ahogarse en ella.

Por otro lado, a una mayor edad se comienza a practicar deportes y juegos relacionados con el agua, como el buceo o submarinismo, ski acuático, vela, canoa, motos náuticas o acuden a parques acuáticos. También la legislación es deficiente en estos casos, no contemplando que a ciertas edades tempranas el niño no está capacitado para ciertas actividades y que puede sufrir distintas lesiones, graves, con secuelas importantes, como la hipotermia por sumersión en aguas frías o cálidas durante más de 25 minutos, o las derivadas de la caída desde embarcaciones, sin chaleco salvavidas homologado.

En los adolescentes aumenta el peligro de ahogamiento y las lesiones relacionadas con el agua cuando se asocia el efecto del alcohol, lo que lleva consigo una valoración deficiente de los riesgos, incapacitando al joven para reaccionar adecuadamente. También a esa edad, la figura de los padres es muy importante y difícilmente reemplazable.

En las zonas rurales también se producen ahogamientos en ríos, acequias, pantanos o pozos que, en general, no están vigilados.

En las playas, la falta de señalización o vigilancia también aumenta el riesgo.

Conclusión: el ahogamiento es para la infancia y la adolescencia un problema medioambiental que debemos adaptar para cada etapa en el desarrollo del niño o niña según sus posibilidades y que afecta a los más vulnerables de la sociedad.

Consejos de prevención:

  • Vigile siempre al niño cuando está en el agua, sobre todo cuando es pequeño
  • Póngale flotadores si no sabe nadar y aún así vigílelo
  • Ponga una valla, que se pueda cerrar, en su piscina privada y manténgala cerrada mientras no se use.
  • Enseñe a nadar al niño lo antes posible y no deje de vigilarlo
  • Tenga en cuenta que los niños de corta edad pueden ahogarse con poca cantidad de agua
  • Eduque a su adolescente para que sea responsable a la hora de bañarse

Documento elaborado por el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones Infantiles de la AEP.

Artículo publicado el  
8-6-2011, revisado por última vez el 1-4-2014
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia
    ¿Que son las pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia?
  • Preguntas y respuestas sobre el asma
  • Impétigo
    Las infecciones de la piel
  • Rebanada de pan apretada por una cinta métrica
    Cómo combatir la anorexia nerviosa