EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

El dolor durante la regla o menstruación puede alterar la vida de quien lo padece. Pero, además de la paciencia, hay tratamientos que pueden aliviarlo y hacer que la adolescente se sienta mejor

Mujer con dolor durante la regla

¿Qué es la regla dolorosa o el dolor durante la regla?

Durante los días de la regla es frecuente que las mujeres tengan dolor. Esto no suele ocurrir hasta después de los primeros 6 o 12 meses de la primera menstruación, cuando la ovulación empieza a ser regular. Lo más habitual es que comience a ocurrir a partir de los 14 a 16 años.

¿Por qué se produce?

El dolor aparece porque durante los días de la regla se producen más contracciones del útero, debido a unas hormonas que se llaman prostaglandinas. Esas sustancias estimulan la constricción de los vasos sanguíneos para disminuir la hemorragia y también la contracción del útero para expulsar el contenido menstrual de la cavidad uterina y eliminarlo por la vagina.

Si el dolor está producido únicamente por la regla, hablamos de dismenorrea primaria. A veces el dolor empieza en edades más tardías, hacia los 18-20 años. En este caso hay que pensar que el dolor durante la regla puede ser debido a otras causas como quistes de ovario, endometriosis o algunas malformaciones, y será conveniente estudiar por qué se produce. Hablamos entonces de dismenorrea secundaria.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor en la dismenorrea primaria en general es de tipo cólico, más intenso en la parte baja del abdomen (la zona de la pelvis) y puede extenderse hacia la espalda y los muslos. Suele empezar cuando empieza a salir sangre (la regla) o unas horas antes y suele ser más intenso durante los días de mayor sangrado. Algunas mujeres pueden tener náuseas, vómitos, dolor de cabeza, mareos, cansancio o incluso diarrea.

El dolor en la dismenorrea secundaria es más continuo, persistente y sordo, y va en aumento durante el periodo menstrual. Las principales causas de dismenorrea secundaria son: endometriosis, enfermedad pélvica inflamatoria, tumores uterinos y ováricos, congestión pélvica y malformaciones genitales. Excepto esta última causa, las demás son infrecuentes en la adolescencia y deben ser motivo de consulta al médico.

¿Cómo se diagnostica?

Fundamentalmente por los síntomas. Si los síntomas no son los habituales, para averiguar si existe algún problema puede que el médico decida realizar una exploración física y una ecografía.

¿Cómo se trata?

Las medicinas que alivian el dolor son de utilidad durante las reglas dolorosas. Se utilizan los medicamentos que se llaman antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o el naproxeno. Se pueden tomar durante los 2 o 3 primeros días de la regla, desde el comienzo de las molestias.

Si el dolor no mejora con el tratamiento anterior y si además el sangrado de la regla es muy abundante, o si la joven desea utilizar un método anticonceptivo, se pueden utilizar los anticonceptivos orales. Estos medicamentos consiguen eliminar el dolor en la mayoría de los casos.

Hay tratamientos no medicamentosos que pueden aliviar el dolor de la regla, como el ejercicio, reposo, calor local, etc.

Artículo publicado el  
17-6-2012, revisado por última vez el 1-12-2013
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.