EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Sinequia vulvar o de los labios menores

La sinequia vulvar o de los labios menores es una entidad frecuente en las niñas y que la gran mayoría de veces se resuelve sola

sinequia vulvar

¿Qué es?

La vulva (genitales externos femeninos) está formada por:

  • El monte de Venus: eminencia anterior, redondeada, constituida por tejido graso y recubierta por vello desde la adolescencia.
  • Los labios mayores: dos pliegues cutáneos cubiertos también de vello que delimitan la apertura vulvar.
  • Los labios menores: otros dos pliegues cutáneos colocados por dentro y paralelos a los mayores que por delante se fusionan entre sí formando el capuchón del clítoris y por detrás la horquilla vulvar.
  • El clítoris: órgano eréctil situado delante, donde se unen los labios menores.

En el vestíbulo de la vulva, delimitado por los labios menores, se pueden ver dos orificios que desde delante a atrás son: el agujero o meato de la uretra (por donde sale la orina) y el de la vagina.

La sinequia vulvar o de los labios menores se produce cuando un labio menor se adhiere al otro, no permitiendo ver la entrada de la vagina ni el meato uretral. No se trata de una malformación congénita, sino de una situación adquirida que no ocurre en todas las niñas, aunque es uno de los problemas ginecológicos más frecuentes antes de la pubertad, sobre todo entre los 6 meses y los 6 años.

¿Cuáles son los síntomas?

La sinequia puede ser total o parcial (la más habitual); generalmente no produce síntomas y es detectada en las exploraciones rutinarias del pediatra. Si es total, puede ocasionar molestias o dificultad para orinar y, más raramente, infecciones de orina.

¿Por qué se produce?

La sinequia no se debe a un defecto en el desarrollo intrauterino, sino que se produce durante los primeros meses de vida. Puede deberse a múltiple causas, como el bajo nivel de estrógenos de las niñas antes de la pubertad, el uso casi exclusivo de toallitas húmedas en la higiene genital, irritación local (dermatitis del pañal), etc.

¿Cómo se diagnostica?

En la mayoría de los casos es identificada en las revisiones rutinarias realizadas por el pediatra.

¿Necesita tratamiento? ¿Cómo se trata? ¿Cómo se puede prevenir?

La mayoría son transitorias y se resuelven espontáneamente cuando aumenta la producción de estrógenos al llegar la pubertad.

Actualmente existen diferentes tendencias en cuanto a su tratamiento:

  • Si no tiene síntomas se puede esperar, informando a los padres de los síntomas por los que deben consultar de nuevo.
  • Separar los labios de manera manual. Puede aplicarse previamente crema anestésica aunque habitualmente se trata de un procedimiento indoloro y poco traumático.
  • Se puede optar por aplicar una crema de estrógenos que es eficaz en casos de sinequias leves y hasta los 36 meses de vida, pero que funciona peor en las niñas mayores de 3 años o cuando las adherencias son densas o fibrosas. Puede presentar efectos secundarios como el desarrollo mamario y el aumento de la pigmentación de la vulva, que desaparecerán al suspender la medicación.

Tanto la separación manual como la aplicación de cremas de estrógenos deben ir acompañadas de unas medidas de cuidado e higiene para que los labios no vuelvan a adherirse:

  • Deben evitarse irritantes locales como jabones, tejidos sintéticos, ropa ajustada, etc.
  • Utilizar jabones con pH neutro.
  • Retirar con suavidad las secreciones acumuladas en los pliegues labiales usando esponjas suaves o la mano.
  • Limpiar los genitales de adelante hacia atrás para evitar la contaminación de la vulva y vagina con agentes infecciosos de las heces.
  • Tras limpiar y secar la zona, hidratar los genitales con cremas suaves a base de vaselina o vitamina A+D.

Si la niña tiene molestias se recomienda revisar por si se han vuelto a producir.

Artículo publicado el  
15-4-2015, revisado por última vez el 11-4-2015
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niños bebiendo leche
    El raquitismo y la vitamina D
  • Niña con molestias vulvares
    Las irritaciones y molestias en la zona genital de las niñas
  • Lesiones de la púrpura. Imagen de Okwikikim [Public domain], http://commons.wikimedia.org/wiki/File%3APurpura2.JPG
    La púrpura de Schönlein-Henoch
  • Lesión cutánea de fiebre botonosa
    Esta enfermedad es transmitida por las garrapatas del perro