EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

La alimentación saludable

¿Cómo educar a los hijos para que coman bien? Además de ofrecer alimentos sanos, es importante implicarlos enla compra y en la cocina
La alimentación saludable de niños y niñas y adolescentes

Los documentos de información para pacientes de la Guía de Práctica Clínica sobre Obesidad Infantojuvenil disponible en GuíaSalud contienen material de interés para las familias en relación con la alimentación y el ejercicio físico.

¿Qué más puedo hacer para alimentar bien a mis hijos?

  • Darles un buen desayuno con:
    • Lácteo (leche, yogur, queso)
    • Cereales (pan, galletas, otros cereales)
    • Fruta (entera o en zumo)
  • La cena debería ser más ligera que la comida, evitando la repetición de alimentos
  • Conviene hacer 4-5 comidas al día y no picar entre comidas

¿Cómo educar a mis hijos para que coman bien?

  • Anímeles a participar en la compra y la preparación de los alimentos
  • No utilice la comida como premio o castigo
  • Aproveche el tiempo de las comidas para promocionar los hábitos saludables y las relaciones afectivas
  • Coma en familia, sin televisor

¿Qué más puedo hacer para promover un estilo de vida saludable?

  • Vaya andando al colegio, juegue con sus hijos en el parque, practique deporte con ellos, suba escaleras a pie...
  • Anímeles a reducir la actividad sedentaría: tiempo delante del televisor, ordenador...

Pirámide de alimentos

Artículo publicado el  
19-9-2011, revisado por última vez el 27-2-2013
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niño quejándose de dolor de cabeza
    ¿Los niños pueden tener cefalea tensional?
  • Lesiones de psoriasis
    La psoriasis
  • Botella de leche y rollo de papel higiénico
    Intolerancia a la lactosa
  • Niños bebiendo leche
    El raquitismo y la vitamina D