EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Resiliencia en la infancia y adolescencia

La resiliencia es una actitud positiva que permite hacer frente a las dificultades, adaptarse a situaciones estrés y salir fortalecido de la adversidad

Niño con discapacidad

El término resiliencia se refiere a la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades, y prácticamente no tiene límites. Es una actitud positiva que permite adaptarnos a situaciones difíciles.

Envejece conmigo, lo mejor está por venir.

La frase anterior, preámbulo de un artículo especial de la revista Pediatrics a finales de los años 80 sobre los avances en la supervivencia del cáncer infantil, constituye un ejemplo de resiliencia y sugiere e invita a un futuro esperanzador.

La palabra resiliencia (o resilencia) proviene de la Física y alude a la capacidad de un cuerpo para resistir a los choques, adaptarse al estrés y recuperarse. Significa que cada persona puede hacer mucho por influir en lo que le sucede y modificar su propio destino. Es una capacidad de hacer frente a la adversidad, una actitud positiva, con perseverancia y tesón, que permite la adaptación en situaciones de fuerte y prolongado estrés. Es hacer lo imposible mientras lo posible no sucede. Es resurgir, recuperarse, es acceder a una vida significativa y productiva. Es poder salir fortalecido de la adversidad respetando las características personales.

Se considera que está construida sobre las siguientes bases:

  • Conexiones afectivas con los demás. Desarrollar lazos afectivos eficaces genera autoestima y autoaceptación.
  • Confianza en nuestros actos y decisiones. Tomar el control de uno mismo.
  • La esperanza facilita la selección de los recuerdos positivos y hacer las paces con el pasado.
  • Motivos para vivir, claros, concretos y sencillos (la familia, los amigos, Dios, el miedo a la muerte,...) hasta llegar al valor del amor, en todas sus dimensiones.

¿Qué facilita la resiliencia?

  • Las personas se protegen con capacidades como la intuición de que algo falla o está por solucionar, con realismo, sin negar las evidencias ni las malas noticias.
  • Narrar, escribir (la propia autobiografía) y compartir los problemas o los recuerdos mejora la capacidad para afrontarlos.
  • Pasar página, dar por terminada la adversidad, dejando a veces que pase el tiempo.
  • Y el humor, que distancia emocionalmente del dolor, del miedo y de la ansiedad.

¿Qué dificulta la resiliencia?

  • La dificulta el miedo tras el trauma, ya sea abiertamente (con ansiedad) o como estrés postraumático, que se desencadena ante el menor recuerdo de la situación que causó la adversidad.
  • Otro revés es la indefensión aprendida, en la que tienden a evitarse las conductas que no tienen consecuencias positivas, o directamente las tienen negativas. Esta situación se aprecia con frecuencia en jóvenes con baja autoestima, abocados a la depresión.

¿Cómo podemos ayudar?

Se ayuda si se consolidan sus bases. Otros recursos generales incluyen:

  • El apoyo social y la comunicación, especialmente con los iguales.
  • Hacer y cuidar las relaciones sociales, sobre todo con los más cercanos.
  • Promover formas de afrontar adecuadamente el estrés.
  • Promover las emociones positivas y la autoestima.
  • Enseñar a resolver los problemas (a veces interpersonales).
  • Buscar actividades gratificantes.
  • Reconocer y valorar los logros y los talentos de cada persona.

La resiliencia se adquiere por la exposición a los riesgos y al miedo. Un ejemplo viene ilustrado en un artículo publicado en el diario El Mundo en diciembre de 2009, sobre el cáncer en adolescentes, y cómo una de las protagonistas, Gemma, de 18 años, reúne a sus amigas y les habla abiertamente de su situación tras el diagnostico de leucemia. También Marta, de 13 años, ha cambiado el aula por los pasillos del hospital, está en tratamiento de quimioterapia y sin pelo.

Siempre podremos ayudar a quienes padecen adversidades. También ayuda el cine: Planta 4ª muestra con humor y ternura las secuelas del cáncer; en Temple Grandin se narra el tesón de una mujer con autismo, y en el episodio Hairography de la serie de televisión Glee abordan la discapacidad y la amistad a través de la canción Imagine. La poesía también tiene ejemplos, como Queda prohibido, de Alfredo Cuervo y Palabras para Julia de José Agustín Goytisolo.

Y si además desea inyectar psicología positiva, hay una buena muestra en el vídeo realizado a partir del libro Be happy (Sé feliz) de Monica Sheehan y la canción de Yael Naim titulada New Soul.

Artículo elaborado por la Sociedad de Psiquiatría infantil de la Asociación Española de Pediatría.

Loading Video...
Be happy (Sé feliz)
Artículo publicado el  
15-11-2011, revisado por última vez el 30-4-2014
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia
    ¿Que son las pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia?
  • Preguntas y respuestas sobre el asma
  • Impétigo
    Las infecciones de la piel
  • Rebanada de pan apretada por una cinta métrica
    Cómo combatir la anorexia nerviosa