EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Separación de padres con hijos en período de lactancia

La separación de los padres interfiere en actividades que hasta entonces eran normales en la vida de la familia, incluida la alimentación al pecho

Niño tomando el pecho

Cuando los padres se separan, es muy importante que lleguen a acuerdos en cuanto al cuidado de sus hijos. Si la separación se produce durante las primeras etapas de la vida, con frecuencia los niños están siendo alimentados con lactancia materna. Algunas veces, se pueden plantear dificultades para poder compaginar el amamantamiento con el derecho de todos a estar el mayor tiempo posible con el niño.

Para poder estar informado acerca de la separación de padres con hijos en período de lactancia, se puede consultar el documento del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría. Al final del documento, figuran unas cuantas sugerencias para apoyar a los padres en estas situaciones:

Sugerencias para los padres y las madres que están atravesando por una separación o divorcio 

  • Los padres deben velar ante todo por el bienestar de sus hijos, anteponiendo el interés de los niños a los suyos propios, lo que incluye el mantenimiento de la lactancia materna.
  • Hay que evitar que los hijos se utilicen como un elemento de chantaje emocional, lo que suele terminar en largas y estresantes peritaciones y la asistencia a juicios. Todos estos son elementos perturbadores, poco adecuados para el desarrollo afectivo y emocional del niño.
  • Una separación no precipitada y una relación “amistosa” que favorezca que las decisiones se piensen y acuerden, así como la presencia de ambos progenitores en la vida de los hijos, les permitirá asimilar mejor los cambios y que puedan crecer con los mismos problemas que el resto de los niños.
  • Es importante ofrecerles la máxima estabilidad y seguridad, conservando, en la medida de lo posible, sus rutinas y manteniendo la casa y las relaciones sociales como puntos de referencia permanentes cuando todo cambia.
  • Se recomienda que las madres no impidan o dificulten el tiempo que el niño pasa con el padre, ni utilicen la lactancia como una excusa para restringir visitas; si bien debe hacerse de modo que la alimentación al pecho pueda seguir manteniéndose si así lo desean madre e hijo.
  • El horario de visitas debe ser flexible, frecuente y responder a las necesidades del menor.
  • La mejor manera de que ambos padres protejan la lactancia y el buen desarrollo emocional de su hijo, es fomentar el vínculo con el padre sin afectar el vínculo con la madre y el amamantamiento.
Artículo publicado el  
13-10-2013, revisado por última vez el 5-11-2013
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niño quejándose de dolor de cabeza
    ¿Los niños pueden tener cefalea tensional?
  • Lesiones de psoriasis
    La psoriasis
  • Botella de leche y rollo de papel higiénico
    Intolerancia a la lactosa
  • Niños bebiendo leche
    El raquitismo y la vitamina D