EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Alergia al látex

El látex es una sustancia que está en múltiples objetos de uso diario

¿Qué es el látex?

El látex, o también llamado caucho o goma, es un producto que se obtiene de la savia de un árbol tras someterse a diversos procesos industriales. Actualmente su uso está muy extendido en muchos productos que se usan diariamente.

No se debe confundir el látex con el plástico. El plástico se obtiene del petróleo y no tiene ninguna relación con el látex.

¿En qué objetos se encuentra?

Se calcula que hay más de 40 000 objetos diferentes que contienen látex.

Los más conocidos y los que causan más problemas son los guantes (médicos, de uso doméstico) y los globos. También se encuentra en juguetes, pelotas, chupetes y tetinas de biberón, en algunos tapones de botellas y frascos, en gomas para el pelo, gomas de borrar, en elásticos de pañales y ropa, en suelas de zapatos, ruedas de toda clase de vehículos, en adhesivos y pegamentos, en alfombrillas, ratones y teclados de ordenador, en material deportivo, en alfombras de baño, alfombras amortiguadoras que se usan en los parques, en colchones y almohadas o en mangueras. La inmensa mayoría de los preservativos y de los diafragmas también son de látex.

¿Qué es la alergia al látex?

Decimos que una persona tiene alergia al látex cuando presenta síntomas por el contacto repetido con el mismo.

El contacto puede ser directo, es decir, tocar o ser tocado por objetos con látex o inhalar (respirar) partículas flotando provenientes de objetos con látex (por ejemplo, hinchar globos de látex o ser explorado por un médico que utilice guantes de látex).

El contacto puede ser indirecto, por ejemplo, la ingesta de un alimento que ha sido manipulado por un trabajador con guantes de látex o el contacto con una persona que ha estado hinchando globos de látex.

¿Qué síntomas produce?

La alergia al látex produce los mismos síntomas que el resto de las alergias.

Pueden ser síntomas de la piel como urticaria o inflamación de los párpados o boca; respiratorios, como asma, rinitis o conjuntivitis o pueden ser generalizados tipo anafilaxia (que puede ser muy grave).
Además, los objetos con látex también pueden producir dermatitis o eccema de contacto, que es un tipo de reacción alérgica distinta de la alergia típica y no suele ser debida al látex en sí mismo, sino a los productos que se le añaden en el procesamiento industrial.

¿Cuánto tardan en aparecer los síntomas?

Podemos distinguir dos tipos de reacciones alérgicas: las de aparición inmediata y las de aparición tardía.

Las de aparición inmediata (basta un contacto muy corto con el látex) suelen aparecer con rapidez, generalmente tras 30-60 minutos, después del contacto con el látex.

Las reacciones de aparición tardía suelen tardar más de dos horas en iniciarse, a veces hasta 48-72 horas, necesitando un contacto mantenido y constante.

¿Todos los objetos con látex pueden dar alergia?

En teoría todos los objetos con látex pueden causar síntomas de alergia.

Los objetos más problemáticos son los objetos nuevos. Los objetos con látex más “gastado” como el de los objetos viejos, usados y lavados, desprenden menos partículas de látex y rara vez causan síntomas.

¿Quién puede desarrollar la alergia a látex?

Cualquier persona que tenga contacto con látex puede llegar a desarrollar alergia.

Pero, como ocurre con las alergias, va a depender de la predisposición genética a desarrollarlas y, por otra parte, de la frecuencia, duración e intensidad del contacto con el látex.

¿Cómo se desarrolla?

La alergia al látex no está presente al nacimiento, sino que aparece con el paso del tiempo. Este proceso puede tardar meses o años. Contactos con poco látex no causan problema, pero con la repetición de esos contactos se puede empezar a generar anticuerpos contra el mismo.

Al principio puede ocurrir que, a pesar de tener esos anticuerpos, se tolere el látex y no se tengan síntomas. En ese caso se dice que esa persona está sensibilizada. Cuando empiezan a aparecer los síntomas, se dice que esa persona es alérgica al látex.

¿Cuándo se sospecha la alergia al látex?

Es fácil sospecharla cuando los síntomas aparecen de forma aguda, poco después de tener un contacto evidente con látex.

Pero también se debe considerar en las personas que hayan tenido síntomas alérgicos sospechosos en intervenciones quirúrgicas o en el dentista. 
Además, se debe descartar en personas que tienen alergia a algunos alimentos porque pueden tener reactividad cruzada con el látex (sobre todo ocurre en adultos).

¿Qué alimentos pueden dar reacción cruzada con el látex?

Algunos alimentos tienen componentes parecidos a los del látex y se pueden tener reacciones cruzadas. Se llama síndrome látex-frutas.
Los alimentos más frecuentemente implicados son el plátano, la castaña, el kiwi y el aguacate. Menos frecuentes son el albaricoque, la fruta de la pasión, el mango, el melocotón, el melón, la papaya, la patata, la piña, el tomate, el cacahuete y los higos.
No todos los pacientes tienen reactividad cruzada, así que muchos pueden comer todo tipo de alimentos.
Aunque no es un alimento, conviene saber que también se puede tener reactividad cruzada con la savia de los Ficus, usados como plantas de interior y de exterior.

¿Cómo se estudia la alergia a látex?

Como con el resto de las alergias, se sospechará con una adecuada historia clínica donde se encuentre relación entre los síntomas alérgicos y un contacto previo con látex.

Para confirmarla se realizarán diferentes pruebas por parte del especialista en alergia infantil.

¿Cuál es el tratamiento de la alergia a látex?

Como en otras alergias, se deben considerar tres tipos de tratamiento: el tratamiento de rescate de los síntomas agudos, el tratamiento preventivo y el tratamiento etiológico o de la causa que valorará el alergólogo pediátrico.

¿Cuál es el tratamiento preventivo de la alergia a látex?

Hay determinadas personas que deben hacerlo: las alérgicas o sensibilizadas al látex y las que pertenecen a algún grupo de alto riesgo para padecerla.

El tratamiento preventivo consiste en evitar el contacto directo e indirecto con látex. Las precauciones se deben extremar cuanto más importante sea la alergia que se padezca.
Se debe aprender a reconocer los objetos de látex para evitarlos y usar objetos alternativos. Como ejemplos podemos citar:

  • Evitar los globos de látex. Alternativa: globos metalizados o de “Mylar”.
  • No usar guantes de látex. Existen guantes de vinilo, nitrilo o neopreno para uso doméstico y para uso industrial.
  • No usar chupetes, ni tetinas de látex sino de silicona.
  • No usar preservativos de látex sino de resinas o de poliuretano.
  • No usar gorros, gafas de nadar, etc. de látex sino de silicona. 
  • No usar juguetes de goma sino de plástico u otros materiales.
  • Observar el etiquetado donde puede aparecer declarada la goma natural con el nombre químico de "cis-1,4 poliisopreno".
  • Averiguar si las personas que han manipulado alimentos lo han hecho con guantes de látex. Existe una normativa sobre uso de guantes de látex en la industria alimentaria.
  • Aunque no esté demostrado que den problemas, es conveniente evitar los colchones y almohadas de látex.
  • Y en general, evitar el contacto con todos los objetos con látex. Si se ha tocado alguno, es prudente lavarse las manos con agua abundante.

¿Qué puede hacer la persona alérgica al látex para protegerse?

Debe informar a las personas de su entorno. Si ha padecido reacciones graves (anafilaxia) debe llevar la medicación de rescate, incluida la adrenalina autoinyectable y conocer su uso.

Es conveniente llevar alguna medalla o pulsera que informe de su alergia. Es recomendable además disponer de guantes sin látex, pues puede necesitar asistencia urgente en algún centro sanitario donde no tengan este tipo de guantes.

Artículo publicado el  
22-2-2021, revisado por última vez el 21-2-2021
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.