EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Ortopedia y Traumatología

Tras sujetar al niño de la mano para que no se caiga, este queda con el brazo inmóvil pegado al cuerpo y llora al intentar movérselo. Se trata de una pronación dolorosa. Con una sencilla maniobra, el niño recuperará la movilidad como por arte de magia