EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Eccema herpeticum o erupción variceliforme de Kaposi

El eccema herpeticum es una infección viral grave poco frecuente

Lesiones herpéticas

¿Qué es y cuál es su causa?

Es una infección extensa de la piel que suele producirse en personas con enfermedades dérmicas crónicas. Es poco frecuente.

Afecta principalmente a niños con dermatitis atópica, pero también puede producirse sobre cualquier otra afección de la piel (dermatitis de contacto, quemaduras, psoriasis, etc.).

Está producida por un virus, generalmente el virus del herpes simple tipo 1 (también productor de las calenturas de la boca), con menor frecuencia está implicado el herpes virus tipo 2 (relacionado generalmente con infecciones genitales).

¿Cómo se contagia?

En la mayoría de los casos se contagia por contacto estrecho con una persona con lesiones por el virus del herpes simple tipo 1 (generalmente un herpes labial o “calentura”). El periodo de incubación es de 5 a 12 días.

¿Qué síntomas produce?

Esta infección se manifiesta con lesiones dolorosas en la piel consistentes en vesículas (pequeñas ampollas) y costras agrupadas sobre zonas de piel enrojecidas. Las vesículas pueden tener un contenido sanguinolento. La erupción suele iniciarse en la piel más afectada por la dermatitis atópica y luego se va extendiendo al resto del cuerpo (principalmente cabeza, cuello, tronco y flexuras). Es frecuente que esta piel dañada se sobreinfecte por bacterias.

Suelen asociarse síntomas generales como malestar, fiebre e inflamación de los ganglios cercanos a las áreas de piel afectada. En los casos graves, existe el riesgo de que el virus afecte a otros órganos del cuerpo o que la sobreinfección por bacterias se propague a través de la sangre (bacteriemia).

 ¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se basa generalmente en la entrevista clínica (antecedente de problemas cutáneos previos como dermatitis atópica) y en la exploración física (la erupción en la piel, arriba descrita, y malestar general). En los casos dudosos o más graves podrían ser necesarias otras pruebas más específicas y de ámbito hospitalario.

¿Cómo se trata?

El tratamiento debe iniciarse de forma temprana para evitar complicaciones. Generalmente será necesario prescribir un antiviral (medicamento contra los virus), que se puede administrar por vía oral o intravenosa según la gravedad del caso. En ocasiones se asociarán tratamientos tópicos (que se aplican sobre la piel).

Con el tratamiento correspondiente se previenen las complicaciones y se consigue su resolución en 2 a 6 semanas. En los casos graves podría ser necesaria la hospitalización para la administración de medicación intravenosa. En determinados pacientes, puede recurrir.

¿Cómo puede prevenirse?

Los pacientes con dermatitis atópica o que hayan tenido un episodio de eccema herpeticum es conveniente que eviten el contacto con el virus del herpes simple.  

¿Cuándo debo consultar?

Si un paciente con dermatitis atópica (u otro problema de piel) experimenta un empeoramiento llamativo de sus lesiones y asocia síntomas generales (malestar, fiebre), es recomendable que acuda a su médico para valoración e instauración temprana del tratamiento adecuado.

Artículo publicado el  
3-4-2019, revisado por última vez el 26-3-2019
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Espigas de trigo
    La enfermedad celiaca
  • Parálisis braquial obstétrica
    Parálisis del brazo en el recién nacido
  • Bebé regurgitando en el cuello de su padre
    Reflujo gastroesofágico en los bebés
  • Niño con megaloeritema. Imagen original de Andrew Kerr: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Fifth_disease.jpg
    Megaloeritema