EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Dermatitis del pañal

La piel del área del pañal de los bebés se irrita con frecuencia. Los pañales desechables y su recambio frecuente, han disminuido esta situación

Niño con pañal

¿Qué es?

Se trata de una inflamación de la zona de piel cubierta habitualmente  por el pañal. La piel se encuentra muy enrojecida, sensible al tacto y en ocasiones puede haber heridas.  Se produce principalmente en los bebés en su primer año de vida. El inicio es rápido y es más frecuente en niños con piel sensible.

¿Qué la produce?

La produce el contacto con sustancias irritantes, como son  la orina y las heces. Los componentes del pañal (colorantes, perfumes, gomas, productos químicos…), de las toallitas de limpieza, el roce del pañal con la piel, la limpieza excesiva de la zona o la aplicación de determinados productos favorecen esta inflamación.

A lo anterior se añade que la orina del niño es poco ácida y esta falta de acidez potencia la acción irritante de los factores indicados.

El tratamiento con antibióticos orales por otra enfermedad puede favorecer que se desarrolle una infección por hongos (cándida) en la zona del pañal.

¿Cuáles son los síntomas?

Suele encontrarse un enrojecimiento en las partes más expuestas de la piel cubierta por el pañal y en los pliegues. Si la inflamación es importante el bebé puede estar molesto e irritable y se queja si se presiona en la zona enrojecida.

¿Cómo se diagnostica?

Se diagnostica a simple vista, observando el enrojecimiento en la zona que cubre el pañal. Habitualmente no se precisan otras pruebas.

¿Cómo se trata?

Si la dermatitis es leve, inicialmente se recomiendan cambios frecuentes del pañal. Si es posible se debe dejar al bebe con el culo al aire (sin pañal) durante periodos cortos.

Si con las medidas anteriores no se controla la irritación se pueden utilizar cremas que se denominan barrera, que se adhieren a la piel y evitan el contacto de la humedad con ella. Existen muchas marcas en el mercado. Lo que las diferencia es la consistencia (algunas son más pastosas, como pastas o ungüentos, y otras menos como las cremas) y el contenido de sulfato de zinc, componente que disminuye la irritación y que puede encontrarse en concentraciones del 12% hasta el 40%. Cuanto más alta es  la concentración de zinc, mayor es el efecto sobre la inflamación. Cuanto más pastosa es la crema, más efecto barrera tiene (en diarreas se debe utilizar ungüento o pasta).

Si se sospecha una infección por un hongo o una bacteria su pediatra le recetará la crema adecuada. Después de la aplicación de la crema de tratamiento se debe poner una capa de crema barrera.

Si la irritación es muy fuerte y el niño está muy molesto  se pueden utilizar cremas con corticoides, siempre bajo supervisión del pediatra. Se aplicará una capa muy fina, pues el material del pañal favorece el contacto más prolongado del corticoide con la piel y su paso a la sangre. Por ello no se deben utilizar cremas con potencia elevada en la zona del pañal.

Tampoco se deben utilizar polvos de talco en las dermatitis del pañal, porque si se produce una herida, el polvo puede penetrar en ella y producirse un rechazo de la piel con aumento de la inflamación.

Con cada cambio de pañal se debe aplicar nuevamente la crema barrera.

¿Cuándo se cura?

La dermatitis no complicada se suele curar en una semana.

Las dermatitis sobreinfectadas por cándida suelen tardar entre 10 y 15 días.

Las dermatitis con infección bacteriana suelen curar en 10 días.

¿Cuando debo consultar?

Se debe consultar cuando, con las medidas previas (cambio frecuente de pañales y uso de cremas barrera) no hay mejoría de la irritación o se produce un empeoramiento. En este caso hay que ir al médico para descartar una infección.

¿Cómo se puede prevenir?

Se puede prevenir con cambios frecuentes de pañal para evitar el contacto prolongado de la orina y las heces con la piel. En general se recomienda:

  1. Cambiar o inspeccionar el pañal cada dos horas, con más frecuencia si el niño tiene diarrea o en recién nacidos, y cambiarlo si esta mojado o el bebé se ha hecho caca.
  2. En la zona del pañal usar toallitas con pocos aditivos o limpiar con agua y un paño de algodón.
  3. Evitar frotar muy fuerte y el exceso de jabón en la zona.
  4. Si es posible, dejar al bebé  durante periodos cortos sin pañal.

A pesar de que existen varios estudios en los que se comparan distintos tipos de pañales, no se ha podido demostrar que unos sean mejores que otros.

Artículo publicado el  
19-7-2012, revisado por última vez el 27-2-2013
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Tumor cerebral
    Los tumores cerebrales
  • Chimenea
    Cómo evitar intoxicaciones por monóxido de carbono
  • Sección de un ojo
    ¿Cómo funciona el ojo?
  • Niño solitario
    Síndrome de Asperger