EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Enfermedad renal crónica

Un niño con una enfermedad crónica en el riñón tiene un problema grave, pero con los cuidados adecuados puede llevar una vida feliz

Riñones

La expresión insuficiencia renal está cayendo en desuso y se está reemplazando por enfermedad renal crónica. Se refiere al proceso en el que los riñones enfermos van dejando de funcionar. Es un término amplio porque puede referirse a niños que están en las primeras etapas de la enfermedad, a los que tienen la enfermedad en grado moderado y a los que ya tienen enfermedad renal en etapa terminal.

¿Qué es la enfermedad renal crónica?

Es la incapacidad progresiva de los riñones para cumplir sus funciones, independientemente de la causa. Algunas de estas funciones son:

  • Filtrar y limpiar la sangre: eliminan desechos, toxinas y líquido sobrante para mantener el equilibrio de los componentes químicos del organismo.
  • Controlar las vitaminas y minerales que ayudan al crecimiento y desarrollo de los huesos.
  • Liberar hormonas que regulan la cantidad de glóbulos rojos y controlan la presión arterial.

¿Cuáles son los síntomas?

El diagnóstico temprano de la enfermedad renal crónica es difícil porque en las primeras etapas no suele causar síntomas evidentes. Cuando los síntomas aparecen, suelen ser inespecíficos (otras enfermedades también los producen) y no indican necesariamente que haya un problema en los riñones. Algunos de estos síntomas son: problemas para concentrarse, dificultad para dormir, cansancio, malestar general y falta de apetito. Por lo general estos niños no tienen dolor, a menos que tengan una infección en los riñones o en otro órgano.

¿Cómo se diagnostica?

Existen diferentes pruebas para valorar si los riñones están enfermos (pruebas diagnósticas) y otras para valorar cómo funcionan (pruebas de función renal). El análisis de orina es una prueba sencilla y no dolorosa que aporta mucha información. Puede ser de una sola micción o de toda la orina recogida durante 24 horas. El análisis de sangre puede usarse para evaluar el funcionamiento de los riñones mediante dos mediciones principales: la creatinina y la cistatina C. Con estas mediciones se calcula la capacidad del riñón para filtrar la sangre (filtrado glomerular). La creatinina se elimina del cuerpo solamente por los riñones, por eso, cuando disminuye el funcionamiento de estos, se eleva la creatinina en la sangre.

Según los casos, el médico podrá solicitar una ecografía para ver cómo son los riñones (forma, tamaño), una gammagrafía (valora la función) o una uretrocistografía (estudio radiográfico de la vejiga y las vías urinarias con un contraste que se introduce a través de una sonda urinaria). También puede ser necesario hacer una biopsia renal, para obtener una pequeña muestra de tejido del riñón para analizarlo. Se hace con una aguja que se introduce a través de la piel guiada por ecografía, sin necesidad de cirugía.

¿Cómo se trata?

El tratamiento depende de la causa de la enfermedad renal crónica y del grado de la afectación (estadios). La capacidad de los riñones para filtrar la sangre (filtrado glomerular) permite clasificar la enfermedad. Existen cinco estadios que van desde el más leve o estadio 1 (filtrado glomerular mayor o igual a 90) hasta el estadio 5 o insuficiencia renal terminal (filtrado glomerular menor de 15). En las etapas 1, 2 y 3 no existen muchos síntomas, pero los riñones ya no están funcionando correctamente y esto puede causar complicaciones. Como la enfermedad renal crónica es progresiva, muchos pacientes llegarán a la etapa 5, pero se pueden tomar medidas para retrasar la progresión y reducir al mínimo las complicaciones.

El médico prescribirá distintos medicamentos según vaya siendo necesario (bicarbonato, suplementos de vitamina D, dieta con poco fósforo, medicamentos para la hipertensión arterial, eritropoyetina, hierro, etc). La velocidad de crecimiento puede estar afectada. Si esto ocurre, a veces será conveniente administrar hormona de crecimiento.

La etapa 5 se define como enfermedad renal terminal. Ya es imprescindible la diálisis (que una máquina haga las funciones del riñón) o un trasplante de riñón. Aproximadamente el 75% de los niños con enfermedad renal terminal pasan por diálisis antes de recibir un trasplante.

¿Cuál es el futuro de un niño con una enfermedad renal crónica?

Lamentablemente, hoy en día la enfermedad renal crónica no tiene cura. Pero hay dos buenas noticias: a menudo es posible retrasar la progresión y con un trasplante de riñón se puede hacer una vida normal. Es difícil predecir la velocidad con que la enfermedad renal crónica progresará al estadio de enfermedad renal terminal. Sabemos que en algunos casos ocurrirá, pero esto puede llevar cinco días, cinco años o 50 años y depende en gran medida de la prevención y el tratamiento de las complicaciones.

Artículo publicado el  
20-6-2014, revisado por última vez el 13-3-2014
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Tumor cerebral
    Los tumores cerebrales
  • Chimenea
    Cómo evitar intoxicaciones por monóxido de carbono
  • Sección de un ojo
    ¿Cómo funciona el ojo?
  • Niño solitario
    Síndrome de Asperger