EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Enfermedad por el virus del Ébola

Es una enfermedad con una baja capacidad para infectar, pero que provoca una alta mortalidad, por lo que hay que evitar su diseminación

Virus del Ébola

¿Qué es el ébola?

El ébola es una enfermedad infecciosa causada por un virus, que produce una fiebre hemorrágica en las personas que la padecen.

El origen de la enfermedad se encuentra en el mundo animal. Los murciélagos son el reservorio del virus; es decir, son animales portadores del virus que no desarrollan la enfermedad.  

¿Cómo se ha producido el brote actual?

En 2014, Guinea Conacry, Liberia y Sierra Leona vivieron un importante brote de Ébola que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró como “Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional” y que se extendió a varios países en África, como Senegal, Nigeria…En USA y Europa se atendieron cooperantes afectados por la enfermedad. Dos años después, en enero de 2016, la OMS declaró el fin de la epidemia en la que se contagiaron 28.500 personas y 11.300 fallecieron.

En Agosto 2018 se inició un nuevo brote en la República Democrática del Congo (RDG), donde hasta la fecha se habían descrito pequeñas epidemias. Este brote se ha considerado como el más letal de la historia de RDC y el segundo del mundo. Hasta el 24 de abril de 2019, se han descrito 1.353 casos, una tercera parte de ellos son niños. El control de esta epidemia se ha visto perjudicado por el rechazo de algunas comunidades del país a recibir tratamiento y por la inseguridad en la zona, donde operan numerosos grupos armados.

¿Cómo se transmite?

Se transmite a los humanos a través del contacto con un animal infectado, vivo o muerto, y se disemina de persona a persona por el contacto directo con la sangre o los fluidos (vómito, heces, orina, saliva, semen…) de la persona infectada.  No se trasmite por el aire, es decir, no se contagia al hablar, ni estornudar. Las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad son las que han estado con los enfermos, generalmente sus familiares y allegados  y el personal sanitario que los atiende. Los menores no tienen más riesgo de infectarse que el resto de la población.

Se trata de una enfermedad con una baja capacidad para infectar, mucho menor que la gripe, pero que produce una alta mortalidad, que oscila entre el 50% y el 80% (en el brote actual en República Democrática del Congo, 65%) de los afectados, por lo que es necesario tomar medidas con rapidez para evitar su diseminación.  La transmisión se puede controlar aislando al paciente infectado.  El virus se destruye por el calor (5 minutos en ebullición o una hora a 60ºC) y por algunos desinfectantes, como la lejía.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas?

El periodo de incubación varía entre 2 y 21 días, aunque no suele superar los 15 días en la mayoría de los casos.

Los síntomas de la enfermedad por virus del Ébola incluyen fiebre, que no siempre es muy alta, destacando que los lactantes pueden cursar sin fiebre, debilidad intensa, dolor de cabeza y de garganta, vómitos, dolor abdominal y diarrea. En los niños pueden aparecer erupciones o lesiones en la piel. Según evoluciona la enfermedad, se puede acompañar de hemorragias en la piel, a nivel intestinal o en la conjuntiva ocular, y termina produciendo un fallo hepático o renal. 

Se sospechará la enfermedad en un niño procedente de República Democrática de Congo con fiebre y alguno de los síntomas descritos.

El diagnóstico se confirma mediante un análisis de sangre en un laboratorio especializado como es el Centro Nacional de Microbiología de Majadahonda.

¿Cómo se trata?

Actualmente no existe un medicamento que cure la enfermedad, aunque contamos con fármacos antivirales que pueden contribuir a mejorar su evolución.

Tras el brote de 2014 en África Occidental se han creado Unidades de Aislamiento de Alto Nivel (UAAN) especializadas en la atención de esta enfermedad, como la del Hospital Universitario La Paz-Carlos III de Madrid.

¿Existe vacuna?

Existe una vacuna, aún experimental contra el Ébola, con muy buenos resultados en los ensayos clínicos previos. En el brote actual de RDC se está utilizando como parte de la estrategia para controlar la epidemia. Se han vacunado ya más de 95.000 personas, fundamentalmente sanitarios voluntarios locales y contactos de los casos confirmados.

¿Dónde encontrar más información?

Las sociedades pediátricas  pertenecientes a la Asociación Española de Pediatría que están directamente implicadas en el manejo de los niños con enfermedad por virus del Ébola han elaborado un documento con el objetivo de proporcionar información y recomendaciones a la población y a los profesionales para la prevención y  la atención de esta infección en los niños.

Artículo publicado el  
12-11-2014, revisado por última vez el 23-10-2019
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Vigilando al niño mientras duerme
    Recomendaciones ante un traumatismo craneal
  • Testículos
    Cuando el testículo no está en su sitio
  • Oreja de una niña
    Sordera o hipoacusia en el niño pequeño
  • Niño cerca de un pantano
    Dengue