EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Fluorosis

El flúor previene las caries, pero si se traga demasiado flúor puede alterarse el esmalte de los dientes y aparecer manchas
Cepillado de dientes

La fluorosis dental es una alteración en la formación del esmalte de los dientes causada por una ingesta excesiva de fluor durante los primeros años de vida. El flúor afecta a las células que forman el esmalte dental y, como resultado, aparecen manchas sobre los dientes, cuyo aspecto depende de la cantidad de flúor ingerido.

En las formas leves, se aprecian líneas o manchas blanquecinas en los dientes. En las formas más graves los dientes son más frágiles, con manchas de color marrón e irregularidades en la superficie del esmalte.

El flúor es eficaz para la prevención de la caries, por lo que su uso se recomienda dentro de unos límites de seguridad. Hay que tener en cuenta el contenido en flúor del agua que se bebe, el de las pastas dentífricas y si el niño recibe suplementos de flúor para evitar que la ingesta sea excesiva.

Artículo publicado el  
3-3-2001, revisado por última vez el 26-3-2012
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niños bebiendo leche
    El raquitismo y la vitamina D
  • Niño con fiebre
    Fiebre mediterránea familiar
  • Síndrome de Sturge Weber
    Síndrome de Sturge Weber (SSW)
  • Lesión cutánea de fiebre botonosa
    Fiebre botonosa mediterránea