EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Abusos sexuales a niños. Falsos mitos

La realidad es que entre un 10% y 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en su infancia

Ojos que no quieren ver

El abuso sexual es una realidad que afecta a muchos niños. Entre un 10% y un 20% de la población en España ha sufrido algún tipo de abusos sexuales en su infancia. Ante esta estadística, las preguntas más comunes son: “¿cómo es posible?" o "¿qué ha fallado?”

El informe de Save the Children trata de explicar (a través de la compilación de varios casos, del análisis documental y de entrevistas a personas expertas) cómo son posibles los fallos en los que pueden incurrir las administraciones públicas, cuando se produce un caso de abusos sexuales a un niño o adolescente.

Existen muchos mitos que son falsos:

  1. Los abusos sexuales no son comunes, pasan en muy contadas ocasiones. La realidad es que entre un 10% y 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en su infancia.
  2. Quienes lo cometen están locos, son unos monstruos. La realidad es que no existe un perfil psicológico del abusador sexual. Nadie diría, a simple vista, que son monstruos o que tengan ningún tipo de enfermedad mental.
  3. Si ocurriera a un niño o niña cercanos, nos enteraríamos. La realidad es que no son tan fáciles de detectar ni revelar: el secreto es el poderoso pegamento que une en muchos casos a abusados y abusadores.
  4. Los efectos son casi siempre muy graves y todos los niños y niñas reaccionan igual. La realidad es que la gravedad de los efectos depende de factores como la frecuencia, el grado de parentesco, la intensidad, etc.
  5. Solo se dan en clases sociales bajas. La realidad es que el abuso sexual ocurre en todos los tipos de familias.
  6. Los agresores son desconocidos. La realidad es  que seis de cada diez abusadores son conocidos en distinto grado por los niños y niñas.
  7. Cuando se abusa sexualmente de un niño o niña hay penetración u otras prácticas sexuales consideradas graves. La realidad es que los abusos sexuales a menores de edad suelen darse de forma paulatina y progresiva. Empiezan por tocamientos y masturbaciones y sólo en algunos casos la víctima llega a sufrir acceso carnal (coito vaginal en un 4,9% de los casos, anal en un 2,7%).

A pesar del aumento de  las denuncias por abusos sexuales a menores, que pasaron de 3502 en 2015 a 4056 en 2016, según el Anuario del Ministerio del Interior, la mayoría de los casos siguen permaneciendo ocultos. Tan solo un 15% de los casos son denunciados y, de los que entran en el sistema legal, el 70% nunca llega a juicio oral.

Para Save the Children, la lucha contra los abusos sexuales a menores debe de incluirse dentro de una estrategia que incluya una ley orgánica para la erradicación de la violencia contra la infancia.

Artículo publicado el  
11-5-2018, revisado por última vez el 7-5-2018
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niño rechazando leche
    Alergia a la leche de vaca
  • Niño lactando
    ¿Se puede hacer deporte dando el pecho?
  • Sección de un ojo
    ¿Cómo funciona el ojo?
  • Bebé
    La cadera del niño: los "clics", la displasia y la luxación