EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Leches especiales

Las leches especiales son preparados para lactantes que solo se deben emplear en niños con determinadas enfermedades

Lactante tomando un biberón

¿Qué son?

Son preparados para lactantes cuya composición es diferente a la de las leches de inicio o de continuación. Solo se utilizan en niños con determinadas enfermedades.

Siempre han de ser recomendadas por un pediatra.

Hidrolizados de proteínas

Se usan en lactantes con alergia o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca. En su composición se altera la estructura de las proteínas para que no desencadenen la reacción alérgica; los hidratos de carbono y las grasas pueden tener algunas diferencias con los de las fórmulas habituales. Tienen peor sabor y las receta el pediatra, pues se consideran un medicamento y necesitan, en España, además el visado (sello) de la Inspección Médica para su financiación.

Existen distintos tipos de hidrolizados a utilizar según la enfermedad de base.

Fórmulas de soja

Muy utilizadas hace unos años, actualmente suelen evitarse en los bebés más pequeños, pues también pueden hacerse alérgicos a la soja. Se utilizan en lactantes de familias que no quieren ingerir proteínas de leche de vaca por motivos éticos o de creencias, como algunas familias vegetarianas.

Fórmulas antirregurgitación

Llevan un espesante que evita las regurgitaciones (echar leche por la boca) pero no evitan el reflujo, esto es, la salida del contenido del estómago hacia el esófago y la boca. Su composición no es la de una leche de inicio “normal”. Su uso indiscriminado ha generado problemas, por lo que siempre debe ser indicada su utilización por un pediatra y solo en ciertos casos.

Fórmulas sin lactosa

La lactosa es el hidrato de carbono de la leche materna y facilita la absorción del calcio. Para su digestión se necesita una enzima intestinal llamada lactasa, que no existe en pacientes con intolerancia a la lactosa. Este tipo de leches están indicadas en casos de intolerancia a la lactosa, ya sea de causa primaria (genética) o secundaria a problemas digestivos como diarreas, enfermedad celiaca, etc.

Artículo publicado el  
10-4-2013, revisado por última vez el 7-10-2013
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Lactante con dolor abdominal
    Invaginación intestinal
  • Dentatura de una niña
    ¿Por qué tenemos dientes?
  • Parche
    Ojo vago
  • Cepillado de dientes
    Manchas en los dientes