EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Trastornos del aprendizaje

El 20% de los niños tienen dificultades escolares y no consiguen todo lo que su potencial les permite

Los trastornos del aprendizaje son un grupo heterogéneo de diferentes alteraciones del desarrollo neurológico que se ponen de manifiesto en la niñez.

Los niños con esta afectación no son capaces de dominar las habilidades académicas propias de su edad, de su capacidad intelectual y de su nivel educativo.

Las dificultades en el aprendizaje empiezan en la etapa escolar, pero pueden no ser completamente manifiestas hasta que la demanda para aquella habilidad afectada exceda la capacidad individual.

¿Son frecuentes?

Se considera que el 20% de los niños presentan dificultades escolares y/o no consiguen todo lo que su potencial les permite.

Clasificación

En función del área académica afectada podemos diferenciar los siguientes tipos:

  • Con limitación en la lectura: dislexia

    El más frecuente. Afecta al 5-10% de la población infantil.

    Supone una dificultad para la lectura de palabras. Los niños con dislexia tienen dificultades para recitar el alfabeto, denominar letras, realizar rimas simples y para analizar o clasificar los sonidos. Además, cuando tratan de leer, lo hacen lentamente, vacilan y se producen omisiones, sustituciones, inversiones o adicciones. También tienen problemas de seguimiento visual y de comprensión.

    El principal problema que tiene la dislexia es que, en nuestro sistema educativo, todos los aprendizajes se realizan a través del código escrito.

    El niño disléxico debe poner tanto esfuerzo en las tareas de lectoescritura que tiende a fatigarse, a distraerse y a rechazar este tipo de tareas. Los padres y profesores entendemos esta conducta como desinterés, sin comprender que estos niños se sienten como, si de repente, cualquiera de nosotros nos viéramos inmersos en una clase de escritura china.

  • Con limitación en la expresión escrita: disortografía

    Afecta al contenido y composición de las palabras que se escriben; es decir, existe un problema para reconocer, comprender y reproducir los símbolos escritos.

    Los niños con disortografía cometen, de manera reiterada, una serie de errores al escribir que pueden hacer incluso ininteligible su escritura, la cual, además, es lenta. Los más comunes son: rotación de letras similares (p, q, b, d, u, n), omisiones, inversiones (“sol” en lugar de “los”), sustitución de fonemas (“t” por la “d” y la “p” por la “b”), unen palabras al escribirlas o las separan por las sílabas que las componen.

  • Con limitación en matemáticas: discalculia

    Afecta a la correcta adquisición de las habilidades aritméticas. En el colegio, esta dificultad queda reflejada en repetidos suspensos en el área de matemáticas, mientras que en el resto de asignaturas el rendimiento se sitúa en valores normales

    Los niños con discalculia cometen errores en las operaciones matemáticas básicas (suma, resta, multiplicación y división), confunden signos (+, -, / y ×), tienen problemas en el cálculo mental, dificultades relacionadas con la orientación espacial, tanto la propia como la de los objetos, y con los conceptos abstractos del tiempo y la dirección.

Recomendaciones y tratamiento

El único tratamiento eficaz de los trastornos del aprendizaje es una correcta enseñanza, un proceso de reeducación con técnicas específicas individualizadas, que debe iniciarse lo antes posible.

El abordaje directo de estas dificultades debe hacerse desde una perspectiva global que cuente con el apoyo de familiares y profesores, mediante programas individualizados para cada dificultad específica y siempre en colaboración con los profesionales específicos en cada área (logopedas, psicopedagogos, psicólogos, etc.).

Evolución y pronóstico

El pronóstico es favorable siempre que se detecte de forma precoz y se instaure el tratamiento correcto.

Cuando el tratamiento establecido es apropiado, la mayoría de los niños pueden superar o aprender a compensar los problemas escolares que se hayan podido presentar. 

Artículo publicado el  
19-8-2019, revisado por última vez el 30-7-2019
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Golpes en la cabeza, ¿qué nos debe preocupar?
  • Niño quejándose de dolor  de barriga
    Diarrea por Campylobacter
  • Niño con protección tras una circuncisión
    ¿Qué hago si mi hijo tiene fimosis?
  • Niño distraído
    Trastorno por déficit de atención/hiperactividad