EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Lactancia materna y vacunas

La lactancia materna no contraindica la administración de ninguna vacuna ni a la madre que lacta, ni al bebé, ni a quienes conviven con ellos

¿Se puede vacunar una mujer que amamanta? ¿Y el bebé?

Rotundamente SÍ. La lactancia materna no contraindica la administración de ninguna vacuna ni a la madre, ni al bebé, ni a quienes conviven con ellos.

Además, hay que tener en cuenta que:

  • La lactancia materna nunca es un sustituto de las vacunas del lactante. Ambas son beneficiosas y complementarias.
  • El lactante que está recibiendo lactancia materna puede y debe recibir las vacunas que le corresponden, incluidas las vacunas orales
  • Las madres que amamantan a sus hijos y reciben alguna vacuna, pueden transferir defensas al lactante, en forma de anticuerpos que pasan a través de la leche y que podrían constituir una protección adicional aunque no significativa.
  • Está demostrado que el acto de mamar unos minutos antes y durante la vacunación supone para el bebé un alivio del dolor y consuelo ante las molestias provocadas por los pinchazos (“tetanalgesia”).
  • Si la madre necesita recibir alguna vacuna que se pospuso por la gestación (triple vírica o varicela, por ejemplo), se recomienda hacerlo durante las primeras semanas tras el parto, esté o no amamantando a su hijo.
  • Un hijo de madre portadora del virus de la hepatitis B si ha recibido al poco de nacer la vacuna y la inmunoglobulina específicas, puede ser amamantado sin riesgo de contagio.

Existen algunas situaciones en las que se deben tomar ciertas precauciones:

  • Si la madre tiene que recibir la vacuna frente a la fiebre amarilla, y el bebé tiene menos de 9 meses de edad, se debe suspender la lactancia y desechar la leche durante dos semanas.
  • Si la madre se tiene que poner la vacuna frente a la fiebre tifoidea y está dando el pecho, se debe emplear la vacuna inyectable y no la oral.
  • Si la madre u otro conviviente recibiera la vacuna frente a la varicela o el herpes zóster y presenta una erupción en la piel, se debe cubrir la zona afectada para evitar el contacto directo con el niño.

 

Artículo publicado el  
29-11-2019, revisado por última vez el 18-11-2019
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Virus del Ébola
    Enfermedad por el virus del Ébola
  • Cardiopatías congénitas
    Las cardiopatías congénitas
  • parche anticonceptivo
    El parche anticonceptivo
  • Niño señalando con el dedo
    Señales de alerta para la detección del autismo