EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Vacuna de la varicela

La vacuna de la varicela previene que los niños sufran una enfermedad muy molesta y que, a veces, puede producir complicaciones graves

Vacunando

¿Qué es la varicela?

La varicela es una enfermedad infecciosa vírica muy frecuente en los niños, pero que prácticamente acaba pasando todo el mundo, salvo que se esté vacunado.

Se manifiesta fundamentalmente con fiebre moderada y una erupción característica en la piel, que provoca picor. Se contagia por el aire o por contacto directo.

La complicación más frecuente es la sobreinfección por bacterias de las lesiones de la piel que, en ocasiones, puede dar lugar a infecciones más profundas y graves. Otras complicaciones poco frecuentes son la ataxia cerebelosa (incapacidad temporal para mantener el equilibrio) y la neumonía. La varicela es muy peligrosa en personas con las defensas bajas.

Más información sobre la varicela en EnFamilia.

¿La Asociación Española de Pediatría aconseja vacunar de la varicela?

En efecto, la AEP viene recomendando la vacunación frente a la varicela para todos los niños, ya desde el año 2000, con una primera dosis de vacuna alrededor de los 15 meses y una segunda dosis entre los 2 y los 4 años de edad. En niños y adolescentes que no hayan padecido la varicela, ni hayan sido vacunados con anterioridad, también se recomienda la vacunación con dos dosis.

Desde 2016 se incluye, también, en los calendarios de las comunidades autónomas españolas, con 2 dosis, a los 15 meses y a los 3-4 años de edad.

¿Por qué vacunar a nuestros hijos de la varicela?

Para evitarles una enfermedad molesta que, aunque en algunas ocasiones, puede tener complicaciones graves y prevenir también que se la puedan transmitir a otras personas. En caso de contacto con un enfermo, si se recibe la vacuna precozmente también puede prevenir que se desarrolle la enfermedad.

¿Qué vacunas hay frente a la varicela?

Hay comercializadas en España dos vacunas similares: Varivax® y Varilrix®. Ambas vacunas pueden administrarse a partir de los 12 meses de edad (en algunas circunstancias especiales este límite puede adelantarse a los 9 meses si así lo decide Salud Pública).

¿Cómo y cuándo se administra la vacuna?

Se inyecta por vía subcutánea. La primera dosis a los 15 meses y la segunda a los 3-4 años.

Si no se ha administrado antes ni se ha pasado la enfermedad, a los 12 años se ofrece la vacunación, también con 2 dosis, separadas al menos 1 mes. Todos los adolescentes deben estar inmunizados (por la enfermedad natural o la vacunación) al acabar la etapa infantil.

¿Puede ponerse la varicela al mismo tiempo que las otras vacunas del calendario?

Sí, puede administrarse a la vez que cualquier otra vacuna. Si toca administrar también la vacuna triple vírica (sarampión, rubeola y paperas), pueden administrarse a la vez o bien separarlas al menos 1 mes, pero con las demás no es necesario este intervalo y se pueden poner el mismo día o con cualquier separación de tiempo.

¿Cuáles son las reacciones adversas de la vacunación?

Las reacciones asociadas a la vacunación son poco frecuentes y todavía menos en la segunda dosis. Las más habituales son: dolor, picor y enrojecimiento en el lugar de la inyección y fiebre escasa entre 5 y 12 días después de recibirla. Raramente puede observarse, entre 1 y 4 semanas tras la administración, un sarpullido de tipo variceloso (ampollas pequeñas o granos) con pocas lesiones, en la zona de la inyección.

¿Cuándo está contraindicada la vacuna de la varicela?

Además de las contraindicaciones generales de todas las vacunas, es decir, reacción alérgica grave (anafilaxia) tras una dosis previa o bien alergia grave conocida a alguno de sus componentes, la vacuna de la varicela, por ser una vacuna viva, está contraindicada en general en las situaciones de inmunodeficiencia (defensas bajas) y en el embarazo.

[Artículo compartido con el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría]

 
Artículo publicado el  
23-7-2012, revisado por última vez el 4-5-2016
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niño con catarro
    ¿Sirven de algo las medicinas para tratar los catarros?
  • Frutas
    ¿Necesito darle vitaminas?
  • Bebé tomando medicación
    ¿Para qué sirven los antibióticos?
  • Supositorios
    ¿Cómo se usan los supositorios?