EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Infección por Helicobacter pylori en la infancia

El Helicobacter pylori es una bacteria que está en el estómago de muchas personas sin causar problemas. Algunas veces, sin embargo, produce gastritis

Helicobacter pylori al microscopio electrónico. Fotografíad e Yutaka Tsutsumi

¿Qué es?

El helicobácter (Helicobacter pylori) es una bacteria que se encuentra en el estómago de una gran parte de la población, sobre todo en los países menos desarrollados. En nuestro ambiente lo tiene casi la mitad de de las personas cuando llegan a la edad adulta. Aunque se descubrió hace tan solo 30 años, se sabe que convive con los seres humanos desde hace más de 60.000 años.

¿Cuáles son los síntomas?

El helicobácter no produce síntomas en la gran mayoría de los casos y cualquiera puede tener una infección por helicobácter sin saberlo y sin sentir daño alguno. Aunque produce unas lesiones en el estómago en forma de una gastritis, que pueden observarse al hacer una endoscopia del estómago, hoy en día se admite que esta situación no produce por lo general molestias.

Cuando la bacteria provoca síntomas, éstos son los de una gastritis o de una úlcera y únicamente ocurre en una pequeña parte de las personas que tienen la bacteria. En estos casos se produce el dolor de estómago y las molestias típicas de la úlcera.

A pesar de lo mucho que se ha dicho y escrito, hoy hay pruebas suficientes para afirmar que esta bacteria no produce en niños ningún tipo de síntomas característicos. Tampoco tiene que ver con el dolor abdominal de causa funcional, que es el que se produce con más frecuencia en los niños, que es benigno y que no se relaciona con ninguna enfermedad.

¿Cuándo debo consultar?

Se debe consultar si el niño tiene dolor abdominal de forma frecuente, intenso o persistente, sobre todo si hay datos que puedan hacernos sospechar que no se trata del dolor abdominal funcional típico de los niños. Estos pueden ser el dolor en la boca del estómago, el predominio después de las comidas, la existencia de un dolor nocturno que despierta al niño o el que haya familiares que convivan con él y hayan tenido úlcera o infección por este germen.

¿Cómo se  detecta el Helicobacter pylori?

Hay varias formas de hacerlo. La más directa es observarlo en las biopsias de estómago que se hacen durante una endoscopia, que es una exploración en la que se mira el estómago introduciendo un tubo flexible con una minicámara por la boca y en la que se pueden tomar muestras para analizarlas. Antes de la endoscopia se seda al niño para que la prueba no resulte muy incómoda. Además, hay otras formas de detectar el helicobácter que no precisan exploraciones tan molestas, como la prueba del aliento o mediante una muestra de heces.

También pueden detectarse los anticuerpos contra el germen en un análisis de sangre, pero esto solo nos indica que ha habido contacto con helicobácter, por lo que es poco útil para decidir si es necesario realizar algún tratamiento

¿Cómo se trata?

El tratamiento consiste en la combinación de dos o tres antibióticos, junto con un medicamento protector del estómago. Todos estos medicamentos deben tomarse de forma regular durante una o dos semanas, según se trate del primer intento de tratamiento o de una infección en la que han fallado tratamientos previos.

Como es fácil imaginar, es un tratamiento de difícil cumplimiento, caro y que se tolera mal con frecuencia, por lo que es importante tratar esta infección solo en los casos en que sea realmente necesario.

¿Cómo se previene?

La prevención es difícil. No se conoce con exactitud cómo se contagia el germen, pero se sabe que se transmite de persona a persona y que se necesita una convivencia íntima y prolongada para que el contagio se produzca. Por este motivo es más frecuente estar colonizado cuando hay otros miembros de la familia con el germen en el estómago.

Artículo publicado el  
17-3-2012, revisado por última vez el 5-5-2012
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Niño con dolor de cabeza
    ¿Por qué le duele la cabeza?
  • esofagitis
    Esofagitis eosinofílica: una enfermedad joven
  • Células de la sangre
    El pronóstico de la leucemia ha mejorado mucho en las ultimas décadas
  • Zóster en el brazo
    El herpes zóster o "culebrilla" puede aparecer en niños