EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Sarampión en el mundo: escasos progresos en la eliminación del sarampión en el mundo, 2016 y 2017

Niña recibiendo una vacuna

El sarampión es una enfermedad infecciosa y muy contagiosa, producida por un virus, y que se caracteriza por fiebre alta y un sarpullido en la piel.

Afecta sobre todo a niños y adultos jóvenes, aunque afortunadamente desde el comienzo de la vacunación universal, la enfermedad es cada vez menos frecuente en países como el nuestro, donde ya solo se registran casos importados y se ha considerado eliminada en 2017.

Los objetivos propuestos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2010, en relación al sarampión, fueron:

  • Vacunación: aumentar el número de niños que reciben la primera dosis al año de edad hasta más del 90% a nivel nacional.
  • Enfermedad: reducir el número de niños que cada año padecen el sarampión, a menos de 5 casos por millón de habitantes.
  • Muertes: reducir las muertes en un 95% en comparación con el año 2000.

Sin embargo, no se han conseguido todos los objetivos. La realidad actual es la siguiente:

  • Aunque se ha aumentado la cobertura de la primera dosis del 72% al 83% y del 15% al 67% de la segunda dosis, desde el año 2010 no se está incrementando la vacunación, con importantes desigualdades entre regiones y provincias.
  • En el periodo 2002-2017 se ha registrado una reducción del número de casos. Sin embargo, entre los años 2016 y 2017 se ha constatado un incremento. Cabe destacar el caso de Venezuela, donde desde julio de 2018, la enfermedad vuelve a ser endémica.
  • En el periodo 2000-2017 se ha registrado un descenso del 80% en las muertes, desde 545 174 a 109 638 cada año. Pero, aún hoy, mueren unos 300 niños cada día por esta enfermedad en el mundo. En el periodo de tiempo estudiado se han evitado 21,1 millones de muertes por sarampión con la vacunación.

Conclusión

Pese a los avances, parece difícil lograr los objetivos propuestos para 2020. Las necesidades actuales se centran en:

  • Reforzar los programas de vacunación con 2 dosis.
  • Investigar las causas de la persistencia de países con coberturas insuficientes.
  • Vigilar la aparición temprana de los brotes y su contención.

Enlaces para ampliar la información:

No te vayas sin leerlo

  • Niños bebiendo leche
    El raquitismo y la vitamina D
  • Niño con fiebre
    Fiebre mediterránea familiar
  • Síndrome de Sturge Weber
    Síndrome de Sturge Weber (SSW)
  • Lesión cutánea de fiebre botonosa
    Fiebre botonosa mediterránea