EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Bebé de un mes

¿Qué debemos esperar que haga nuestro niño recién nacido? Algunas habilidades motoras, visuales y de relación social de los menores de 1 mes de edad

Un padre contemplando a su bebé

Actividad motora

Si colocamos al recién nacido en la cuna boca arriba (postura recomendada para dormir para así evitar la muerte súbita del lactante), generalmente quedará con los brazos y piernas flexionados, y un poco rígido. En esta posición es fácil que, ante cualquier estímulo, se desequilibre y se active el reflejo de Moro, también llamado reflejo de sobresalto o reflejo del abrazo. Otro reflejo característico del recién nacido es el de prensión: al ponerle en la palma de la mano algún objeto, como por ejemplo un dedo nuestro, cerrará la mano sobre el objeto y parecerá que lo quiere coger o que desea quedarse agarrado a él. Tanto el reflejo de Moro como el de prensión podrían ser automatismos de autoprotección destinados a sujetarse a su madre.

Si lo pusiéramos boca abajo quedaría con los brazos y las piernas flexionadas, pero sería capaz de girar la cabeza a uno y otro lado.

El recién nacido realiza también otros movimientos reflejos, como el de marcha automática, que consiste en que, si lo mantenemos suspendido de pie sobre una superficie, parecerá que quiere caminar, moviendo alternativamente una pierna y la otra hacia adelante.

Visión

El recién nacido ya ve, aunque no enfoca bien ni entiende lo que ve. Con el tiempo, el ojo irá afinando su capacidad para recoger imágenes nítidas y el cerebro irá aprendiendo a “entenderlas”. Sin embargo, ya desde recién nacido, una luz intensa brusca provoca el cierre de los párpados y también se puede fijar la vista en una luz o en objetos cercanos que pongamos en su línea de visión.

No debe preocupar que tuerza un poco los ojos (bizquee) ocasionalmente.

Socialización

Le encanta estar en brazos, pues de esa forma se siente contenido y confortable, además percibe el calor, el olor y oye la voz de quienes le cuidan.

Ya desde el nacimiento el bebé muestra una preferencia visual por los rostros humanos. También es capaz de oír y, a las pocas semanas de vida, ya reacciona con movimientos de su cuerpo en respuesta a la voz humana.

*Esta información se refiere a niños nacidos a término y no es aplicable a los que son prematuros.

Artículo publicado el  
1-7-2013, revisado por última vez el 27-9-2013
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Tumor cerebral
    Los tumores cerebrales
  • Chimenea
    Cómo evitar intoxicaciones por monóxido de carbono
  • Sección de un ojo
    ¿Cómo funciona el ojo?
  • Niño solitario
    Síndrome de Asperger