EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Vacunas adquiridas en las farmacias, mejor de una en una

Las vacunas están mejor conservadas en las farmacias, que cuentan con medios apropiados y experiencia en la conservación de productos termosensibles

mejor de una en una

Desde el mes de octubre de 2015, la vacuna frente al meningococo B, Bexsero® está disponible en las farmacias comunitarias. La demanda de este producto, por parte de las familias españolas, superó en mucho las previsiones y la capacidad del laboratorio fabricante para hacer llegar las unidades suficientes a las farmacias, dificultades que solo en las últimas semanas se están regularizando, de tal modo que estos establecimientos ya empiezan a disponer de mayor cantidad de unidades de la vacuna.

La pauta vacunal completa incluye entre 2 y 4 dosis, con un intervalo mínimo entre ellas de 1 o 2 meses, según la edad. Sin embargo, en ocasiones a las familias se les sugiere la adquisición de todas las unidades de una sola vez (incluso para varios hermanos), para evitar demoras en la administración de las siguientes dosis y salvar posibles casos de nuevos desabastecimientos. Esto conlleva la necesidad de custodiar la conservación de las mismas en los frigoríficos domésticos, lo cual no es fácil y puede dar lugar a ciertas desviaciones de la temperatura de conservación respecto al rango óptimo recomendado (de +2 ºC  a +8 ºC) que, en algunos casos, pueden comprometer la viabilidad del medicamento.

Con objeto de optimizar la conservación de las vacunas hasta el momento de su administración, es recomendable:

1. Adquirir las vacunas, de una en una, solo la dosis que se vaya a administrar (idealmente, una vez encargada y confirmada, se retirará de la farmacia -con la prescripción médica correspondiente- solo un rato antes de acudir al centro de vacunación).

  • Las vacunas están mejor conservadas en las farmacias, que cuentan con medios apropiados y experiencia en la conservación de productos termosensibles.
  • No son de esperar nuevos problemas de abastecimiento de esta vacuna.
  • Los intervalos de tiempo entre las dosis (1 o 2 meses, según la edad) son intervalos mínimos, pero no hay intervalos máximos, de modo que "no se pierden" las dosis previas si, por necesidad, el intervalo se alargara. Es decir, dosis puesta, dosis que cuenta.

2. Tanto en el transporte, como cuando no se puede evitar la conservación de las vacunas en el domicilio familiar, es recomendable seguir las precauciones que se pueden consultar en el artículo titulado: Cómo transportar y conservar vacunas compradas en la farmacia (web del CAV-AEP).

Artículo publicado el  
12-9-2016, revisado por última vez el 11-9-2016
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Lactante con dolor abdominal
    Invaginación intestinal
  • Dentatura de una niña
    ¿Por qué tenemos dientes?
  • Parche
    Ojo vago
  • Cepillado de dientes
    Manchas en los dientes