EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Esofagitis eosinofílica

Hasta el momento, no existe cura para esta enfermedad, pero sí tratamientos que pueden mantenerla controlada

esofagitis

¿Qué es la esofagitis eosinofílica?

Es una enfermedad reciente. Las primeras descripciones son de hace unos 25 años.

Es una enfermedad crónica, pero se puede controlar. Se caracteriza porque el esófago se llena de unas células, llamadas eosinófilos, que participan en algunos procesos alérgicos. Cuando los eosinófilos infiltran el esófago, este comienza a funcionar mal.

¿A quién afecta esta enfermedad?

Es más frecuente en varones. Afecta a niños y a personas de edad media.

¿Qué síntomas produce?

En el niño pequeño, los síntomas son poco específicos, es decir, pueden recordar a los de varias enfermedades infantiles. Los más importantes son: rechazo a ser alimentado, dolor de abdomen, escaso engorde y crecimiento, vómitos. En el niño mayor, además puede aparecer disfagia, que es el síntoma más frecuente. La disfagia es la dificultad para tragar alimentos, en este caso sólidos. Puede haber también dolor por detrás del esternón o sensación de ardor de estómago. El niño mayor y el adulto pueden sufrir una impactación: un trozo de alimento se queda atascado en medio del esófago y produce intenso dolor. A veces hay que sacar el fragmento de alimento por medio de un tubo de endoscopia.

¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar la esofagitis eosinofílica se debe realizar una endoscopia. El endoscopio es un tubo que se introduce en el cuerpo para verlo por dentro y tomar una muestra de tejido para analizarla (biopsia); en este caso se mete hasta el esófago a través de la boca. Tiene una fuente de luz y, generalmente, una pequeña cámara de video que transmite imágenes a la pantalla de un ordenador. Las lesiones no son exclusivas de la enfermedad, pero el hallazgo de surcos longitudinales, acúmulos blanquecinos (que son masas de eosinófilos) o anillos que semejan a la tráquea son muy sugerentes. Además, se deben tomar muestras para biopsia de las tres porciones: proximal, intermedia y distal del esófago.

Una vez que se demuestra la infiltración por eosinófilos, se le pauta al paciente un medicamento (un inhibidor de la bomba de protones) durante dos meses y se repite posteriormente la endoscopia. Si sigue habiendo eosinófilos, se confirma el diagnóstico de esofagitis eosinofílica.

¿Por qué hay que tratar la esofagitis eosinofílica?

La infiltración inicial el esófago por eosinófilos lleva, con el tiempo, a la aparición de fibrosis, que es el endurecimiento del esófago. Este se estrecha y dificulta el paso el alimento. Si tratamos la inflamación antes de que aparezca el endurecimiento, evitaremos que la enfermedad progrese.

¿Tiene cura la esofagitis eosinofílica?

Hasta el momento, no existe cura para esta enfermedad, pero sí tratamientos que pueden mantenerla controlada.

¿Cómo se trata la esofagitis eosinofílica?

Hay dos tipos de tratamiento:

  1. Medicamentos: se emplean corticoides tragados. Al deglutirse, producen un efecto antiinflamatorio local. Se administran cada doce horas.
  2. Dieta: consiste en retirar una serie de alimentos de la dieta y realizar una endoscopia para ver si la infiltración ha desaparecido. Si es así, se vuelven a reintroducir poco a poco, realizando endoscopias para ver si alguno de los alimentos produce inflamación y retirarlo de la dieta de forma indefinida. Hay varias modalidades de dieta, según la cantidad de alimentos que se retiren: desde la de dos alimentos, que retira leche y gluten, hasta la dieta elemental, en la que solo se toma un preparado nutricional especial.

¿Qué tipo de tratamiento es preferible?

En general, se prefiere iniciar la dieta, ya que si encontramos el o los alimentos responsables y dejamos de consumirlos podremos controlar la enfermedad. Hay pacientes en los que no se encuentra un alimento causante o que no quieren hacer la dieta. En estos casos se indica la toma de corticoides.

¿Qué es AEDESEO?

AEDESEO es la Asociación Española de Esofagitis Eosinofílicas. Nace con ánimo de ayudar y ser punto de encuentro para afectados y familiares de afectados. Cuenta con una página web en la que se puede encontrar material informativo muy variado: desde un completo manual de la enfermedad, información sobre alérgenos, dietas tipo para las distintas edades, recetas, así como actividades, charlas, etc.

¿Por qué me debo asociar?

Seguro que cada persona tiene sus motivos. Cuando te diagnostican una enfermedad poco conocida te sientes perdido y quizá sobrepasado. Necesitas compartir inquietudes. Quizá la dieta te resulte un reto difícilmente accesible o a lo mejor sientes que tienes cosas que aportar. Todos los pacientes y sus familiares tienen su espacio en AEDESEO.

¿Cómo me puedo hacer socio?

Visitando la página web y haiendo clic en el apartado cómo hacerse socio. ¡Anímate y participa!

Artículo publicado el  
30-9-2015, revisado por última vez el 29-9-2015
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia
    ¿Que son las pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia?
  • Preguntas y respuestas sobre el asma
  • Impétigo
    Las infecciones de la piel
  • Rebanada de pan apretada por una cinta métrica
    Cómo combatir la anorexia nerviosa