EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Resiliencia en la infancia y adolescencia

La resiliencia es una actitud positiva que permite hacer frente a las dificultades, adaptarse a situaciones estrés y salir fortalecido de la adversidad

Niño con discapacidad

El término resiliencia se refiere a la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades, y prácticamente no tiene límites. Es una actitud positiva que permite adaptarnos a situaciones difíciles.

Envejece conmigo, lo mejor está por venir.

La frase anterior, preámbulo de un artículo especial de la revista Pediatrics a finales de los años 80 sobre los avances en la supervivencia del cáncer infantil, constituye un ejemplo de resiliencia y sugiere e invita a un futuro esperanzador.

La palabra resiliencia (o resilencia) proviene de la Física y alude a la capacidad de un cuerpo para resistir a los choques, adaptarse al estrés y recuperarse. Significa que cada persona puede hacer mucho por influir en lo que le sucede y modificar su propio destino. Es una capacidad de hacer frente a la adversidad, una actitud positiva, con perseverancia y tesón, que permite la adaptación en situaciones de fuerte y prolongado estrés. Es hacer lo imposible mientras lo posible no sucede. Es resurgir, recuperarse, es acceder a una vida significativa y productiva. Es poder salir fortalecido de la adversidad respetando las características personales.

Se considera que está construida sobre las siguientes bases:

  • Conexiones afectivas con los demás. Desarrollar lazos afectivos eficaces genera autoestima y autoaceptación.
  • Confianza en nuestros actos y decisiones. Tomar el control de uno mismo.
  • La esperanza facilita la selección de los recuerdos positivos y hacer las paces con el pasado.
  • Motivos para vivir, claros, concretos y sencillos (la familia, los amigos, Dios, el miedo a la muerte,...) hasta llegar al valor del amor, en todas sus dimensiones.

¿Qué facilita la resiliencia?

  • Las personas se protegen con capacidades como la intuición de que algo falla o está por solucionar, con realismo, sin negar las evidencias ni las malas noticias.
  • Narrar, escribir (la propia autobiografía) y compartir los problemas o los recuerdos mejora la capacidad para afrontarlos.
  • Pasar página, dar por terminada la adversidad, dejando a veces que pase el tiempo.
  • Y el humor, que distancia emocionalmente del dolor, del miedo y de la ansiedad.

¿Qué dificulta la resiliencia?

  • La dificulta el miedo tras el trauma, ya sea abiertamente (con ansiedad) o como estrés postraumático, que se desencadena ante el menor recuerdo de la situación que causó la adversidad.
  • Otro revés es la indefensión aprendida, en la que tienden a evitarse las conductas que no tienen consecuencias positivas, o directamente las tienen negativas. Esta situación se aprecia con frecuencia en jóvenes con baja autoestima, abocados a la depresión.

¿Cómo podemos ayudar?

Se ayuda si se consolidan sus bases. Otros recursos generales incluyen:

  • El apoyo social y la comunicación, especialmente con los iguales.
  • Hacer y cuidar las relaciones sociales, sobre todo con los más cercanos.
  • Promover formas de afrontar adecuadamente el estrés.
  • Promover las emociones positivas y la autoestima.
  • Enseñar a resolver los problemas (a veces interpersonales).
  • Buscar actividades gratificantes.
  • Reconocer y valorar los logros y los talentos de cada persona.

La resiliencia se adquiere por la exposición a los riesgos y al miedo. Un ejemplo viene ilustrado en un artículo publicado en el diario El Mundo en diciembre de 2009, sobre el cáncer en adolescentes, y cómo una de las protagonistas, Gemma, de 18 años, reúne a sus amigas y les habla abiertamente de su situación tras el diagnostico de leucemia. También Marta, de 13 años, ha cambiado el aula por los pasillos del hospital, está en tratamiento de quimioterapia y sin pelo.

Siempre podremos ayudar a quienes padecen adversidades. También ayuda el cine: Planta 4ª muestra con humor y ternura las secuelas del cáncer; en Temple Grandin se narra el tesón de una mujer con autismo, y en el episodio Hairography de la serie de televisión Glee abordan la discapacidad y la amistad a través de la canción Imagine. La poesía también tiene ejemplos, como Queda prohibido, de Alfredo Cuervo y Palabras para Julia de José Agustín Goytisolo.

Y si además desea inyectar psicología positiva, hay una buena muestra en el vídeo realizado a partir del libro Be happy (Sé feliz) de Monica Sheehan y la canción de Yael Naim titulada New Soul.

Artículo elaborado por la Sociedad de Psiquiatría infantil de la Asociación Española de Pediatría.

BE HAPPY (aprende a ser feliz!! =D).wmv

Loading Video...
Be happy (Sé feliz)
Artículo publicado el  
15-11-2011, revisado por última vez el 30-4-2014
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Lactante con dolor abdominal
    Invaginación intestinal
  • Dentatura de una niña
    ¿Por qué tenemos dientes?
  • Parche
    Ojo vago
  • Cepillado de dientes
    Manchas en los dientes