EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Vacuna COVID-19 y embarazo o lactancia

El CAV-AEP recomienda que las mujeres en las que esté indicada la vacunación de la covid no la demoren durante el embarazo y la lactancia

La infección por el SARS-CoV-2 durante la gestación está asociada a un mayor riesgo de enfermedad grave, a complicaciones en la mujer y a resultados perinatales desfavorables (por ej. parto prematuro).

El uso de las vacunas contra la covid autorizadas en la Unión Europea está mostrando una elevada efectividad en la prevención de la enfermedad grave y las muertes por covid, y también contra la infección asintomática, aunque en este caso no se ha establecido su magnitud.

Los ensayos que permitieron la autorización de las vacunas de la covid no incluyeron embarazadas, por lo que inicialmente no se aconsejó la vacunación sistemática de estas, salvo circunstancias individuales de elevado riesgo. Algo similar ocurrió con la lactancia materna. Ahora, tras más de 6 meses de uso extenso de las vacunas se considera que:

  • Es importante prevenir la infección en las embarazadas mediante la vacunación.
  • La vacunación de las gestantes es segura, a la luz de la información disponible y la experiencia acumulada.
  • La vacunación es compatible con la lactancia materna (e-Lactancia).

Basándose en las fichas técnicas (EMA), en las guías del Ministerio de Sanidad, en la experiencia acumulada expresada en la bibliografía disponible y en los documentos técnicos y recomendaciones vigentes en países de nuestro entorno, el Comité de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría ( CAV-AEP) ha realizado con fecha de este13 de julio unas recomendaciones actuales sobre la vacunación de la Covid en el embarazo y durante la lactancia materna:

  • Antes del embarazo

Las mujeres que planeen una gestación pueden recibir cualquier vacuna de la covid de las recomendadas para su edad, sin necesidad de esperar un tiempo entre la vacunación y la concepción.

  • Durante el embarazo

Las embarazadas pueden ser vacunadas frente a la covid (y es conveniente no demorarla de forma injustificada) en cualquier momento del embarazo.

Deben usarse en estos casos preferentemente las vacunas de ARNm: Comirnaty (Pfizer) y Spikevax (Moderna).

  • Lactancia materna

Las mujeres que dan el pecho a sus bebés pueden recibir las vacunas de la covid sin necesidad de suspender la lactancia ni demorar la vacunación.

Aunque según las guías técnicas de las vacunas autorizadas, cualquiera de ellas podrían ser utilizadas en la mujer que lacta, el Ministerio de Sanidad recomienda usar preferentemente una vacuna de ARNm (Comirnaty y Spikevax).

Esta recomendación de uso de una vacuna de ARNm en el embarazo y la lactancia se debe a la mayor experiencia y disponibilidad de estas vacunas en nuestro medio, y a la recomendación explícita del Ministerio de Sanidad. Debe tenerse en cuenta que en otros países podrían utilizarse otras vacunas, según la disponibilidad y las recomendaciones locales.

Es importante recordar que la seguridad de las vacunas de la covid en mujeres durante la gestación y en el periodo de lactancia materna despierta una importante preocupación en los profesionales y en la población, por razones obvias fáciles de entender, por el posible riesgo de daños sobre el feto en desarrollo, en la capacidad reproductiva de la mujer y en el lactante que se alimenta con la leche de su madre. La importancia de estas cuestiones y la limitada información aún disponible sobre ellas hace necesario mantener la vigilancia de los posibles efectos secundarios e intensificar la investigación.

Estas recomendaciones sustituyen a las publicadas el 23 de diciembre de 2020, aunque revisadas y actualizadas posteriormente según la disponibilidad de nueva información. No obstante, las recomendaciones actuales también deben considerarse provisionales y podrán ser actualizadas y adaptadas si fuera necesario.

Artículo publicado el  
19-7-2021, revisado por última vez el 19-7-2021
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.