EnFamilia

Escrito por pediatras, pensado para las familias

Preservativo masculino

El preservativo es uno de los métodos anticonceptivos de barrera más utilizados para prevenir el embarazo y la transmisión de enfermedades

Preservativos

¿Qué es?

Existen dos tipos de preservativos: para hombres y para mujeres. En el siguiente apartado se explica el preservativo masculino.

También es conocido como condón o goma. Consiste en una funda fina y elástica que se coloca en el pene erecto, antes de un contacto sexual. Se fabrican de látex o poliuretano (para las personas alérgicas al látex). En el extremo cerrado tiene un pequeño depósito (como un dedo de guante pequeño) destinado a recoger el semen cuando se produzca la eyaculación.

Los preservativos pueden presentarse en color natural, transparente, opaco e incluso fosforescente. Pueden ser lisos o con texturas (anillos, tachones) para lograr una sensación más intensa; con aromas diversos (vainilla, fresa, chocolate, banana, coco, entre otros); más largos y anchos o ajustados; más gruesos (extra fuertes) o más delgados (sensitivos); con lubricante saboreado, sin lubricar, lubricados ligeramente o extra lubricados.

¿Cómo actúa?

Al colocarlo, cubriendo el pene, impide el contacto entre el semen y el cuerpo de la pareja, disminuyendo de esta forma la posibilidad de embarazo y protegiendo de las enfermedades de transmisión sexual durante el sexo vaginal, anal u oral. El preservativo es de un solo uso.

Si se usa correctamente, en el 97% de los casos es efectivo. Lo que significa que de 100 mujeres, 3 se quedarán embarazadas.

¿Quién lo puede utilizar?

Lo pueden utilizar varones de todas las edades, excepto:

  • Si una de las personas de la pareja es sensible o alérgica al látex, en cuyo caso se pueden utilizar los preservativos de poliuretano.
  • Varones que presentan una imposibilidad para mantener la erección, dado que el preservativo se puede caer o no tener una buena sujeción.

¿Ventajas?

  • Son accesibles (económicos) y no necesitan prescripción médica.
  • Es un método efectivo para prevenir el embarazo.
  • Es fácil de utilizar.
  • No tiene efectos secundarios.
  • Protege a las parejas de las enfermedades de transmisión sexual como el VIH/SIDA, la gonorrea, las infecciones por clamidia, etc.
  • Se puede utilizar junto con otros métodos (anticonceptivos orales, anillo vaginal, etc.).

¿Desventajas?

  • Aunque son bastante resistentes, se pueden romper y más si no se utilizan correctamente. Los preservativos caducados se rompen con más facilidad.
  • Si el preservativo se queda retenido en el interior de la vagina se debe extraer introduciendo un dedo. En este caso su eficacia no puede ser garantizada por lo que puede ser necesario recurrir a la “píldora del día después”.

¿Riesgos?

Para la mayoría de las personas no existe ningún riesgo por usar preservativos. Solo pueden presentar problemas las personas que son alérgicas al látex, en cuyo caso se deben utilizar los preservativos de poliuretano.

¿Dónde y cómo conseguirlo?

  • Supermercados.
  • Farmacias.
  • Consultas de planificación familiar.
  • Máquinas colocadas en sitios públicos.

¿Cómo se utiliza?

  • Es importante comprobar la fecha de caducidad antes de su utilización.
  • Sacar el preservativo del embalaje, teniendo cuidado para no dañarlo (no romper con los dientes el envase).
  • Debe colocarse con el pene erecto (antes de la penetración), presionando la punta del preservativo (el depósito) y desenrollándolo a lo largo del pene hasta su base.
  • Es necesario dejar el depósito libre y sin aire para que pueda almacenar el semen sin que se rompa el condón. Se puede hacer pinzando con el dedo gordo y el índice la punta del preservativo antes de desenrollarlo.
  • Si el pene no es circunciso, se debe tirar del prepucio hacia atrás dejando el glande completamente al descubierto antes de colocarlo.
  • Si el preservativo no se puede desenrollar, lo más probable es que se haya colocado al revés.
  • Se debe utilizar solo un preservativo a la vez. El uso de doble preservativo para mayor seguridad no es recomendable porque el aumento de fricción entre las dos capas favorece la rotura.
  • Hay que retirar el preservativo en el momento adecuado: antes de perder la erección, sujetando la base del preservativo para que no se quede dentro de la vagina. Esto es básico para que el método sea eficaz.
  • Antes de un nuevo contacto sexual con la pareja se deben lavar las manos y el pene.
Artículo publicado el  
22-9-2014, revisado por última vez el 18-9-2014
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

No te vayas sin leerlo

  • Pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia
    ¿Que son las pruebas cutáneas para el diagnóstico de la alergia?
  • Preguntas y respuestas sobre el asma
  • Impétigo
    Las infecciones de la piel
  • Rebanada de pan apretada por una cinta métrica
    Cómo combatir la anorexia nerviosa